¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

ASESINOS

La historia de “El Chalequero”, el terrible asesino serial del porfiriato

Indigo Staff

Entre sus víctimas se cuentan 20 mujeres, incluida una anciana, a quienes les quitaba la vida para ‘liberarlas’ del pecado


Jun 17, 2018
Lectura 6 min
portada post

El ser humano, desde su aparición como especie, se ha quitado la vida entre sí, ya sea por cuestiones meramente territoriales, alimentación, conflictos varios como la apropiación de algo, o alguien, accidentes, hasta por sentimientos abstractos como venganza, odio y placer.

En la Tierra se tienen registros de masacres multitudinarias desde hace más de 9 mil años, mismas que continúan hasta el día de hoy, producto de intervenciones militares entre naciones… La historia no ha cambiado.

¿Se considera un asesino serial a aquel que, ataviado con un traje, o uniforme, da una orden que en minutos, quizá horas, puede acabar con la vida de cientos o miles de personas? La ciencia, establece que un asesino es aquel que actúa con alevosía, ensañamiento y obtiene una compensación en la consumación del acto.

México no es ajeno a las masacres y casos como Tlatelolco (1968), Acteal (1997) y Ayotzinapa (2014) nos lo recuerdan a diario. Órdenes van, órdenes vienen y en pocos casos la justicia se hace presente.

Hay individuos, solitarios la mayoría, que asesinan por puro placer, psicóticos, o incluso mentalmente sanos, que provienen de un entorno violento, de abusos y falta de empatía y que, cuando adquieren conciencia de que pueden doblegar a alguien, actúan de manera violenta obteniendo placer o un simple, y abstracto, sentimiento de justicia.

Uno de esos personajes, quien siempre se desenvolvió como un ser más del Distrito Federal, pasando desapercibido entre la urbe, fue Francisco Guerrero Pérez, “El Chalequero”, que vivió a finales del Siglo XIX e inicios del XX en la zona de Peralvillo, muy cerca de Tepito y La Lagunilla. Contemporáneo de Jack “El destripador”, el mexicano emuló sus crímenes sin siquiera saberlo.

A “El Chalequero” se le considera el primer feminicida de México y es que por años mató a mujeres, la mayoría prostitutas, a las cuales estrangulaba y degollaba para después tirar sus restos en el río Consulado.

Los periódicos, pasquines y folletos de finales del siglo XIX comparaban a Guerrero Pérez con Jack “El Destripador”: “Allá por los años de 1880 a 1882, Jack el destripador horrorizaba buena parte de la culta Europa… Nunca en México habíamos tenido la desgraciada noticia de un criminal tan terrible y sanguinario. Desde hace veinte años se venían registrando crimen tras crimen, hasta la suma de 17 mujeres degolladas horriblemente”, refería El Imparcial.

Y añadía: “Por aquella época existía un tenorio de barrio, un chulo de pasarela, lo que pudieran llamar los guatemaltecos un guapo”, al referirse a “El Chalequero” que, ciertamente y según las crónicas de la época, gozaba de un buen porte y siempre iba ataviado con sus mejores galas, chaleco incluido, lo que le permitía “engatusar” más fácilmente a las damas que caían en sus manos.

Para el periodista Bernardo Esquinca este asesino, que puso en jaque a las autoridades capitalinas de aquel entonces, es uno de los personajes que impulsaron el llamado boom de la nota roja que se mantiene hasta la fecha.

Esquinca lo utiliza como uno de sus personajes principales en su libro “Carne de ataúd”, historia en la que “El Chalequero”, además de aparecer en la portada, le sirvió como referente para reflejar los vicios del porfiriato, pues el propio dictador le perdonó la vida, en una ocasión, al revocarle la pena de muerte para imponer, en su lugar, 20 años de cárcel, además de que el asesino murió en 1910, justo cuando se desató la Revolución Mexicana.

Según las crónicas porfiristas, el apodo del asesino provenía de dos probables, y yuxtapuestas, razones: una era su porte, elegante, en cuya vestimenta nunca podía faltar el chaleco y la otra del hecho de que sostenía relaciones sexuales con sus víctimas a “chaleco”, sinónimo popular de “a la fuerza”.

Se calcula que entre 1880 y 1888 asesinó a 20 mujeres, prostitutas la mayoría, además de una anciana. En aquella época él mismo confesó que lo que lo llevaba a realizar el sanguinario acto era un deseo de acabar con el pecado en el que incurrían sus víctimas.

Guerrero Pérez, el “Jack el destripador mexicano”, encaja perfectamente en el perfil de asesinos que algunos especialistas llaman “ángeles de la muerte” que son aquellos que se creen con el derecho de matar a alguien a manera de misericordia. Esos que consideran que es mejor que las personas mueran a que sufran o cometan pecados que tarde o temprano los llevarán al “infierno”.

La terrible carrera de “El Chalequero” terminó cuando murió en prisión en 1910, a los 70 años. Antes de su última condena libró la pena de muerte cuando Porfirio Díaz revocó su sentencia y le dio 20 años de prisión, sin embargo, apenas y cumplió su condena pues lo indultaron “por error” en 1904.

Volvió a pisar la cárcel cuando en 1908 asesinó a una anciana que según su propia declaración “lo había hecho enojar”… Nunca más volvió a ver la luz del día sin unos barrotes de por medio.

Las ilustraciones de ¿Posadas?

A uno de los ilustradores más importantes que ha dado México: José Guadalupe Posada (1852-1913), se le atribuyen algunas imágenes del perverso asesino.

En 1887, cuando en la prensa se dieron a conocer los crímenes, los ilustradores utilizaban imágenes comerciales pero este caso, en particular, ameritaba un trabajo más elaborado y detallado.

La mayoría de imágenes que se conocen de “El Chalequero” provienen de la imprenta de Antonio Vanegas Arroyo y fueron publicadas en El Imparcial y El Monitor Republicano.

En los grabados se aprecia la figura sombría del hombre, tal como lo describen los testimonios de la época, con un cuchillo en su mano izquierda degollando a mujeres.

Está imagen sería utilizada tiempo después para ilustrar “Las derrotas de los alzados carrancistas./Una mujer degollada”.


Notas relacionadas

Oct 11, 2018
Lectura 2 min

Sep 15, 2018
Lectura 7 min

ASESINOS

¿Por qué un niño se vuelve asesino?

Indigo Staff


Sep 15, 2018 Lectura 7 min

Jul 21, 2018
Lectura 5 min

Comentarios