Hace ya casi 25 años que el grupo La Gusana Ciega inició su camino por la música, el cual, hoy, se puede ver como un recorrido largo y exitoso; a lo largo de este tiempo han vivido muchos retos, éxitos y enseñanzas que les ha permitido posicionarse como una de las bandas más emblemáticas del rock nacional.

Tras el lanzamiento de su primer álbum Merlina, en 1996, no han parado de sorprender a su público, siempre lanzando nuevos discos; no obstante, la actual pandemia los obligó a hacer una pausa para reflexionar hacia dónde tendrían que dirigirse. A esto se suma un reto más, el pasado 13 de julio el vocalista, Daniel Gutiérrez, anunció que dio positivo a COVID-19, noticia que cambió por completo sus planes de presentarse el 16 de julio en concierto, el cual se realizará el próximo 11 de agosto.


La Gusana Ciega se presentará el 11 de agosto en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez

“Desafortunadamente, nos enteramos el día de hoy que Daniel salió positivo a COVID. Pensamos en la salud de todos ustedes, de nuestro staff y todos los involucrados en la realización del evento, hemos decidido reprogramar nuestra presentación”, informó La Gusana Ciega en un comunicado.

Esta noticia la dieron a conocer a través de sus redes sociales, afirmando que el vocalista y guitarrista se siente bien, además, aseguraron que estarán al 100 por ciento para la nueva fecha gracias a las medidas sanitarias que están tomando.

Por lo pronto, la banda adelantó que para el 6 de agosto lanzarán “Empezar de cero”, primer sencillo de su nueva producción musical, el cual van a presentar en el concierto que ofrecerán en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

El reencuentro con los fans de La Gusana Ciega

Para su presentación, Daniel (vocalista), Germán Arroyo (batería) y Luis Ernesto Martínez (bajo) confesaron sentirse muy motivados, pues tras año y medio sin haberse parado en un escenario, los nervios regresan, pero se están preparando para regresar con más fuerza.

La Gusana Ciega apostará por un repertorio totalmente nuevo para así dar inicio a una nueva etapa, algo que, relatan, les provoca una sensación como si fuera su primera vez en los escenarios. De acuerdo a Luis, no hay garantía de nada; sin embargo, el objetivo es mantenerse contentos y seguros de su nuevo repertorio, el cual espera sea del agrado del público.

Por su parte, Germán añade que siguen con la espera de lanzar el sencillo “Empezar de cero” para poder ver las reacciones de su público y, así, que en esta nueva etapa puedan tener un reencuentro emotivo con su gente.


“Creo que uno de los secretos para estar vigentes es mantener a la banda contenta internamente, mientras nosotros estemos bien, motivados por hacer música, compartirla y que no sea de mala gana es el primer punto. La Gusana Ciega cuando da un paso lo hace con muchas ganas, y si nos equivocamos lo seguimos disfrutando”

Germán Arroyo

baterista

A pesar de que a todos les gustaría tocar las canciones de “el baúl de los recuerdos”, lo ven complicado, pues han tenido poco tiempo para ensayarlas, pero lo que sí aseguraron es que será un set largo.

“Lo interesante es el sencillo del nuevo disco, más que hacia el baúl de los recuerdos, tenemos un objetivo fijo con vistas al nuevo material. Hay canciones de la banda súper raras, underground, pero como grupo nuestro mayor entusiasmo es el nuevo material, es lo que más nos motiva y es lo que les queremos compartir”, explica Daniel.

Durante todo este año se han dedicado a la grabación del álbum, cada uno desde sus casas. Este proceso les hizo pensar más sobre su producción, pues de haber pensado inicialmente en un EP con cinco canciones, el nuevo álbum incluirá 10 piezas.

“Para nosotros se trata de ver la posibilidad de alcanzar esos mismos sueños, que siguen siendo los mismos que cuando empezamos, hacer esa gran canción y producción, esos grandes sonidos, son pequeños sueños que hacen un sueño más grande”, añade el bajista.

Como ha ocurrido con varias agrupaciones, la pandemia les marcó un antes y un después en su proceso creativo. De acuerdo con su vocalista, los enfrentó a su propia fragilidad como seres humanos, que no hay nada asegurado y esto, sin duda, está en el disco, quizá no de manera directa, pero sí la sensación que provocó en ellos.

Este cambio de vida les inspiró y se vio permeado en sus letras, pero ahora, aclaran, desde otra perspectiva.

“Yo tenía la intención que debíamos hacer un disco alegre, tratando de contrarrestar este estado que por más que uno mantuviera el espíritu y la frente el alto; reinventarse era complicado. En este caso no pensamos mucho en las letras, fuimos dejando que la música nos exigiera y pidiendo que habláramos de uno u otro tema y eso se va a reflejar en lo que nos sucedió, sin hablar en específico de la pandemia o el virus, pero cuando acabes de escuchar el disco tendrás esa sensación de que fueron tres personas que pasaron por algo”, explica Daniel.

Luis agrega que hay palabras que normalmente no usan en su lírica como “vida” o “muerte”, pero que en este material se podrán escuchar. La Gusana Ciega se abrió a ese feeling, el cual amplía el espectro de temas de una manera muy subjetiva, pero que sí hablan sobre esto.

Un regaño y aprendizaje de la vida

La banda concuerda que durante el último siglo el mundo se fue haciendo más individualista, mercantilista y menos empático, por lo que este momento se volvió una oportunidad para volver a replantear estos afectos y que, ellos, a través de la música y sus letras lo tratan de reflejar.

“Este regaño que nos pone esta situación donde yo creo firmemente en el que la humanidad tiene que ayudarse más, ser empático, la manada que veníamos perdiendo. Y en una forma muy global hay esa nueva apertura, de corazón, de ponerte en los zapatos del vecino que no pelabas, estas cosas buenas que son regaños que espero a largo plazo aún sigamos aprendiendo”, relata Luis.

Otra de las cosas en las que coinciden es una enseñanza y la cual les ha permitido mantenerse en la escena, es estar en constante contacto con su público, escucharlos y, así, poder inspirarse en sus letras. Para Daniel es como sembrar una semilla en el pensamiento, y que estas canciones puedan, de alguna manera, acompañarlos en sus momentos tanto alegres como tristes.

“Las bandas, cuando ya recorren cierto tiempo, hacen como una base de fans, y su quehacer se vuelve introspectivo, pero sólo para ellos, como que se ganan su derecho de piso y no les importa quién esté afuera, escriben para ellos mismos. Nuestro caso es al revés, descubrimos que hay este diálogo y comunicación con los fans, están ahí. Trabajamos para darnos gusto, pero plenamente conscientes de que nos están esperando esas letras, qué más vamos a platicar y abordar para lograr la conexión con el público”, detalla el vocalista.

En conexión

TW:@lagusanaciega

FB: @lagusanaciega

Página web: lagusana.com.mx