La obra de teatro La gota y el mar regresa a los escenarios con una versión renovada.

Estefanía Norato y Abigail Pulido estudiaron juntas en la Universidad Veracruzana, fueron compañeras de generación. Se mudaron a la Ciudad de México al mismo tiempo y vivieron una serie de pérdidas personales, de momentos oscuros, en los que extrañaban mucho el mar, Veracruz y a la naturaleza.

Un día ambas amigas empezaron a disertar sobre la soledad, la rutina, sobre cómo al salir de la Facultad les exigen cierta productividad como adultas. Comenzaron a hablar sobre sus propias pérdidas familiares y amorosas, sobre cómo sentían una necesidad imperante de querer tener el control de sus vidas, que, al parecer, se les estaba yendo de las manos. De todo eso nació la obra La gota y el mar.

“A partir de esas experiencias personales, nosotras ficcionamos la historia de Marisol, quien es el personaje principal de La gota y el mar; la obra se nutre mucho de ese momento de vida en el que estábamos, de nuestras experiencias, sin embargo, es una obra completamente de ficción”, explica Norato.

La gota y el mar es el primer texto que escribe Estefanía, aunque la idea original es conjunta, la dramaturgia estuvo a su cargo. Dice que, además, nació de la necesidad de dejar de depender de los textos de otros dramaturgos o de que un director les llame y mejor generarse ellas mismas su trabajo, con un discurso propio.

En 2017, esta obra resultó ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Vicente Leñero, estímulo que ayudó a las actrices a producir el montaje; sin embargo, el presupuesto fue muy acotado y, confiesan, tenían menos experiencia.


Dentro de la temporada habrán funciones híbridas para ser vistas online en tiempo real; su costo será de 100 pesos

“Al ser beneficiadas con el Estímulo Fiscal para la Producción Nacional (Efiteatro), nos hace escalar un peldaño para ser más profesionales. Ahora tenemos todo un nuevo dispositivo escénico, un nuevo vestuario y un trazo final que sorprenderá al espectador; sí se cambiaron muchas cosas, se renovó el diseño sonoro también”, cuenta la dramaturga.

Aunque la trama es la misma, al igual que los creativos, toda la producción es completamente nueva. El renovado concepto es cercano al anterior, pero remasterizado.

“En escena somos dos actrices, Abigail Pulido y yo, y lo que podrán ver en el dispositivo escénico son dos cubos que para nosotros simbolizan los dos edificio de departamentos donde ocurre la acción principal, que es la rutina de Marisol, y cómo dentro de su rutina tan estructurada está acostumbrada a mirar a su vecino por la venta a una hora muy específica, pero cuando este vecino desaparece, le rompe la rutina y entonces esos dos edificios se transforman en otros espacios”, platica la actriz.

A través de una escenografía minimalista, el equipo quería evocar el mar sin tener que ir hasta él; además, el vestuario dialoga mucho con el viento, con esta sensación de tormenta que se vive dentro la obra.

La gota y el mar se presenta en el Foro Shakespeare de jueves a sábado, a las 20:00 horas, y domingos, a las 18:00 horas, hasta el 13 de junio. Los horarios pueden cambiar dependiendo del semáforo epidemiológico.

También puedes leer: La Corte de los Milagros ofrece teatro vía WhatsApp