El actor Alejandro de la Madrid comparte detalles de la nueva serie donde participa, La templanza. En estos tiempos, donde la pandemia de COVID-19 parece no terminar y cada día cobra la vida de miles de personas en todo el mundo, la ficción ha salvado un poco a las personas. Las buenas historias le han permitido a la humanidad escapar de este mundo devastado por un virus.

Ante este panorama no parece mala idea huir, de la mano de la ficción, al México de 1860, y pasar por Cuba, España e Inglaterra para conocer la historia de Mauro Larrea, un empresario en bancarrota, y Soledad, la heredera de un viñedo español que está al borde de la quiebra, en La templanza, la nueva serie de Amazon Prime.

En esta trama, que es una adaptación de la novela homónima de María Dueñas, el actor Alejandro de la Madrid interpreta a Elías Andrade, el apoderado de Mauro y quien vigila todos sus intereses, desde lo económico hasta lo familiar.

“Es como un Pepe Grillo, es la voz de la conciencia de Mauro, aunque están a la distancia, por cartas, es el que lo centraba y lo ponía en la tierra; es una historia escrita por María Dueñas, que en particular ya me gustaba desde antes de conocer La templanza, porque escribió El tiempo entre costuras, entre otras cosas”, cuenta el actor.

De la Madrid califica a este proyecto como mágico, como un sueño cumplido, que le permitió actuar en locaciones impresionantes, como castillos, y utilizar verdaderos vestuarios de época.

La serie, que consta de 10 capítulos que se estrenarán mañana por Amazon Prime, se grabó de junio a diciembre de 2019, justo antes de que comenzara la pandemia; sin embargo, el COVID-19 llegó cuando se encontraban en la postproducción, por lo que la tuvieron que retrasar algún tiempo.

El actor relata cómo en Islas Canarias recrearon el Puerto de Veracruz y partes de Cuba, ya que su arquitectura coincidía con la que necesitaban para transportar al público a mediados del siglo XIX. También grabaron en Jerez de la Frontera y en Toledo, España.

“Es una serie bien padre porque se trata sobre cómo se vive ante la adversidad y cómo estás buscando un lugar en el mundo a pesar de la historia que traes. Son dos personajes maduros que ya tienen una historia importante, se encuentran y pasa todo esto”, comenta Alejandro.

La magia de viajar al pasado y hacer que los espectadores viajen a destinos como Inglaterra, México y Cuba, mostrando la riqueza cultural de todos estos lugares, permite tener una producción interracial, lo cual enriquece el proyecto.

La templanza, reconoce De la Madrid, es una serie de época con muchas libertades, porque hay que aprovechar en la ficción todo lo que se ha aprendido para crear historias que puedan suceder en este momento.

“Lo que te puedo decir de La templanza es que si te gustan las buenas historias, es una serie que tienes que ver”, afirma.

Otros tiempos para Alejandro de la Madrid

Alejandro de la Madrid cuenta con una gran trayectoria que ha ido formando tanto en cine como en televisión. Si bien, al principio, no podía tomar ciertas decisiones sobre sus personajes o los proyectos donde participaba, porque había que pagar la renta y comer, con el tiempo pudo vivir una experiencia diferente en donde se preocupa por saber con quién va a trabajar y cuál es el mensaje que va a transmitir.

“Por ejemplo, en el caso de Cuatro Lunas (2014) era importante para mí romper en mi carrera para moverme de lugar y hacer cosas más interesantes y también ser interesante para el público. Creo que ahora busco cosas que me reten, que me cuestionen, que me hagan poner temas importantes sobre la mesa, eso es lo que me gusta”, confiesa.

De la Madrid regresó al mundo de las telenovelas con Te acuerdas de mí, un proyecto de Televisa que le ha apostado a romper estereotipos y mostrar nuevos discursos a través de personajes diversos y más reales.

“Es raro, porque la controversia es saber que el público a veces extraña cosas viejas que ya no entran en este 2021. Y de pronto te cuestionas o dices ‘¿si quieres cosas diferentes o no quieren cosas diferentes?’ Esa es la controversia”, dice Alejandro.

El actor, quien interpreta a Julio Gamboa en Te acuerdas de mí, aplaude que en este melodrama todas las mujeres sean exitosas, tengan un trabajo, y sean independientes, como Vera Solís (Fátima Molina), quien no es la típica protagonistas sufrida, sino que confronta y se arriesga.

“Me parecía importante regresar a este género con todas las cosas que hemos aprendido, porque si no aprendes nada en la vida y en la carrera, pues entonces no hay experiencia y te repites con los personajes y demás”, indica De la Madrid.

Si bien, Alejandro ya había participado en proyectos donde las temáticas eran otras, ver que este entorno también estaba evolucionando dentro de una empresa tradicional, lo tiene sorprendido.

“Para mí ha sido de mucho aprendizaje el ver cómo esta generación de actores y actrices defienden hasta las cosas que se dicen en la ficción, estábamos acostumbrados a muchas etiquetas, normalizábamos tanto a las mujeres sumisas, donde lo más importante era tener un hijo, y ahora las actrices tienen un discurso, defienden lo que hablan”, opina De la Madrid.

Alejandro está convencido de que Te acuerdas de mí es una telenovela que, más allá de lo que ocurre con la historia, marca un precedente de cómo suceden ahora las cosas.

“Me parece que es un buen momento para considerar que la ficción nos ha ayudado tanto en estos tiempos porque se ha convertido en un acompañamiento tan importante a través de ver buenas historias”, considera el actor.

En tiempos de COVID-19

Lejos de la parte poético y filosófica, Alejandro de la Madrid asegura que es muy incómodo y complicado grabar en estos tiempos, ya que es difícil estar ensayando sin verles la boca a tus compañeros y no escuchar lo que están diciendo y se vuelve complejo llegar a los llamados con la careta, los cubrebocas y no acercarte a ellos.

“Tú, en la tele, los ves todos cerca y la realidad es que grabamos con su sana distancia, y a veces no se escucha, es muy complicado. La verdad hemos aprendido a trabajar así, pero no es como lo ideal, es difícil”, comenta.

¿Segunda temporada?

Alejandro de la Madrid no sabe si se logre una segunda temporada de La templanza, ya sea porque la historia no dé para más o porque María Dueñas ya no quiera escribirla.

“A mí me gusta que las series tengan continuidad, de pronto te quedas así, como de ¿y luego?, pero depende de tantas cosas, si por mí fuera yo me hubiera quedado haciendo temporadas de muchas cosas, hubiera hecho una secuela de Cuatro Lunas”, confiesa.

También puedes leer: Tremor, docuficción sobre ansiedad y la salud mental