El vocalista de AC/DC, Brian Johnson, casi perdió la audición. En 2016, su participación en la banda estaba en duda. El proceso fue duro porque, en sus palabras, la desesperación de vivir una vida de sonido calaba hondo en un padecimiento que lo dejaba fuera de escena.

“Estaba comenzando a sentirme mal con las actuaciones delante de los chicos y delante de la audiencia. Me dejó lisiado. No hay nada peor que subirse ahí arriba y no estar seguro de lo que estás haciendo”, contó en entrevista para Rolling Stone.

En Sound of Metal sucede algo parecido. El director Darius Marder retrata las radicales circunstancias de un baterista de metal que de pronto pierde la audición y, casi, el sentido de su vida.

Darius Marder debe estar gratamente satisfecho porque ésta, su primer película, tiene seis nominaciones a los Premios Oscar de la Academia. Entre ellas Mejor Película, categoría que competirá junto a otras cintas que también son óperas primas de varios cineastas.

Y es que si bien Marder dirigió previamente el documental Loot (2008), Sound of Metal es su primer película de ficción que resulta, por su calidad, nominada a una de las distinciones más importantes del cine.

¿DE QUÉ VA?:

Ruben es un baterista perteneciente al dúo de metal Blackgammon junto con su novia Lou. Sin embargo, comienza a perder su audición de repente. Esto pondrá a prueba su capacidad de adaptarse a un nuevo mundo.

LO BUENO: SU PROFUNDIDAD

¿Qué sucede cuándo te quitan lo que crees que eres?” fue la pregunta que el director Darius Marder se hizo al iniciar el rodaje de la película. Y sin duda, al mirar el largometraje nos hacemos la misma cuestión por medio de sensaciones crudas y de desesperación.

Esta cinta no sólo nos coloca en el papel de un baterista que pierde la audición sino que también nos lleva de la mano en la típica y tortuosa marcha que se emprende cuando hay un diagnóstico difícil acerca de una enfermedad.

Es muy evidente que las enfermedades, o diagnósticos complejos, nos toman por sorpresa. Sobreponerse y adaptarse para lidiar con la difícil evaluación es el todo de Sound of Metal. Todavía más por la inmersión en la realidad de la sordera.

De este modo es que el principal atractivo del largometraje, estrenado en 2019 en el Festival de Cine de Toronto pero abierto al público hasta 2020 en Amazon Prime Video, es su profundidad dramática.

No se trata de una película que enfoque la miseria ni pretenda producir lástima hacia los sordos. Todo lo contrario. Sound of Metal es un ensayo sobre el cambio radical y sorpresivo. Aun más cuando nuestra necedad empeora las circunstancias.

Filmada con una clara narrativa de estilo europeo la obra de Marder esboza el camino serpenteado de Ruben, un baterista que pareciera aferrarse a un estilo de vida que estos tiempos modernos han normalizado: un ritmo acelerado que produce ansiedad y estrés.

Cuando la sordera aterriza prontamente en su ritmo, todo cambia. El proceso de cambiar de circunstancias es cruel. Y Marder no se lamenta. Su película es una hilación continua de caídas, tropiezos y necedades.

Lo anterior no es, necesariamente, malo. De hecho, es natural. El terror al cambio que todos hemos sufrido es la esencia pura de Sound of Metal. Todavía más en este caso porque Ruben, un baterista de una banda ruidosa, pierde irónicamente la audición.

La actuación de Riz Ahmed deja en claro esto con su trabajo. El actor británico pasó 5 horas a la semana trabajando lengua de señas y tuvo 7 meses para aprender a tocar batería

Pausada, pero dramática por sus acontecimientos, Sound of Metal es, en conjunto, una reflexión sobre aprender a disfrutar el silencio y la tranquilidad.

Por último, técnicamente es muy europea. Su fotografía verdosa, los planos cerrados y cámara en mano comprueban el sentido de intimidad que su director busca expresar en el público.

LO MALO: NADA

*Recomendación: 5 estrellas de 5. Una excelente película.

*Plataformas: Amazon Prime Video

*Y a ti ¿te gustó Sound of Metal?

Puedes leer: La joya infravalorada que está escondida en Amazon Prime y otras plataformas