Hace un año, aludimos en este espacio a un estudio realizado por el Instituto de Vacuna y Terapia Génica de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en el que se probó una vacuna que pudo eliminar la forma más agresiva del virus de inmunodeficiencia en simios (VIS), que es 100 veces más mortal que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que provoca el sida.

La esperanza de encontrar una cura para el sida se refuerza con los resultados de un nuevo estudio en el que investigadores de la Universidad Paris-Descartes, en Francia, demostraron la eficacia de una nueva vacuna para bloquear por completo el VIS en monos rhesus. 

La vacuna, cuya respuesta en los animales fue descrita como “sorprendente” e “inesperada” por el equipo de científicos encabezado por Jean-Marie Andrieu, fue administrada a 29 monos vía oral, rectal y a través de un gel vaginal. 

Se encontró que 15 de los 29 animales fueron protegidos completamente contra una infección del VIS. 

La administración oral fue la única vía que arrojó resultados 100 por ciento efectivos, lo que abre la posibilidad de encontrar una fórmula oral efectiva para humanos. 

Los resultados fueron publicados en junio de este año en Frontiers of Immunology.

El sitio Aidsmap explica que la vacuna funciona mediante la estimulación de la producción de un grupo de células T CD8, desconocido hasta ahora, que detuvo a las células CD4 –células del sistema inmune que se ven atacadas por el VIH en humanos– de reconocer el VIS como un invasor extraño, evitando de este modo respuesta inmune al mismo. 

“Este efecto supresor –que funciona de la manera opuesta a una vacuna tradicional– significa que el VIS se ve privado de las células CD4 inmunes activadas que el VIS necesita para proliferar y establecer una infección en el cuerpo”. 

Detalló que se planean llevar a cabo dos ensayos clínicos de seguridad con humanos.