Cuando la pandemia recién comenzaba y miles de personas esperaban escuchar buenas noticias desde casa, Abigail Bonilla estaba a punto de lanzar un proyecto junto a su familia: La Cura.

A través de esta dark kitchen, Abigail decidió compartir uno de los platillos que más han estado presentes en su vida, y con el cual espera unir a los demás, los chilaquiles.

Según comenta en entrevista con Reporte Índigo, es su papá y su hermano quienes están detrás de la cocina, mientras que su mamá se encarga de la administración y ella de las redes sociales, donde a través del hashtag #CultoAlChilaquil comparte sus novedades, como la salsa de la semana o sus nuevas proteínas.

“Nuestros chilaquiles son inclusivos, porque no importa si estás a dieta o eres vegetariano, todos tienen una opción. No queremos que nadie se quede fuera de la mesa”, asegura.

Lee también: Gori Gori, ramen japonés a la puerta de tu casa

Dentro de su menú, hay tres pasos a seguir: primero, elegir el tipo de tortilla, ya sea amarilla, azul o de coliflor; segundo, la salsa, que puede ser verde, roja, de chile morita o con frijol y chipotle; y tercero, la proteína, que va desde setas hasta suadero, pastor, cochinita, chorizo vegano y cecina, entre otras.

También, tienen la opción de elegir en qué término se desea la tortilla, ya sea crujiente o remojada, dependiendo del gusto de cada persona.

Además, se pueden incluir acompañamientos, como una orden de frijoles refritos, chiles curados, o si lo prefieren, unos mini molletes.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by LA CURA (@lacurachilaquil)


Si se quiere agregar un toque dulce al final de los chilaquiles, en La Cura también tiene opciones de postres, como las clásicas frutas con crema, las cuales pueden ser fresas, mangos o plátano, dependiendo de la temporada.

Para conocer más de este establecimiento, pueden visitar sus redes sociales (@lacurachilaquil / LaCuraChilaquil), o buscarlos por Rappi para pedir sus órdenes de viernes a domingo a partir de las 9:00 horas.