Bien lo anunciaron los organizadores de la primera edición Domination México; la apuesta iba para el talento internacional nuevo, o que no se había presentado en México.

Una de las bandas más esperadas en este festival, era Bloodbath, la agrupación de death metal proveniente de Suecia, y conformada por músicos en extremo talentosos y creativos, integrantes de otras leyendas musicales suecas como Katatonia, y Opeth, y de Reino Unido, Paradise Lost, muestra de ello es que apenas concluyó la presentación de Vreid, la gente ya comenzaba a llenar el Headbanger’s stage.

 

La banda tenía una cita con sus fans a las 18:40, y tras dos minutos de espera, en el que el público ya comenzaba a impacientarse, los rostros pintados de blanco, y bañados de sangre de Jonas Renkse, Anders Nyström, Martin Axenrot, Niklas Sandin y Nick Holmes, ocuparon sus lugares para comenzar la masacre musical de casi una hora. 

Una presentación potente, brutal y sin cariños, fue la manera en la que por vez primera Bloodbath llegó a México, y que provocó que el mosh pit fuera imparable durante todo el concierto, en el que los asistentes fueron poseídos por los riffs más pesados y satánicos.

 

“¿Están listos para Bloodbath, México?”, preguntó el frontman, Nick Holmes a la audiencia que respondió con cuernos en alto y growls para hacerle saber a la banda que sí, que México estaba más que listo para recibirlos, y que al contrario, ya se habían tardado.

Bloodbath en el Headbanger’s stage del festival Domination México

Una presentación sin barrera cronológica

La agrupación consintió a sus fans con una selección variada de sus canciones, no solo se centraron en su última producción The Arrow of Satan Is Drawn, también escuchamos las canciones más emblemáticas, como So you die, Cry my name, y Breathing Death.

Rumbo al final de la presentación, Holmes agradeció la efusividad del público, y sediento, dijo que agradecería muchísimo si alguien le pasara una chela.

Bloodbath en su primer presentación en México

Bloodbath logró que en todo momento los metaleros le hicieran honor al nombre del escenario, pues desde lejos se apreciaba cómo una masa de cabello se movía al unísono del pesado doble bombo de las melodías de la banda. Esta agrupación también se lleva el mérito al ser la única banda del primer día del festival en llenar de tal manera este escenario. Ni la leyenda del power metal, Hammerfall, lo consiguió.

 

A diferencia de otros festivales, en esta ocasión Domination México logró que todos los escenarios tuvieran un sonido de gran calidad, sin fallas, potente, algo indispensable para disfrutar el show de Bloodbath, que con “Eaten”, se despidió de sus fans mexicanos.

Aquí te dejamos la galería de su presentación:

Jonas Renkse
Anders Nyström
Nick Holmes
Niklas Sandin
Martin Axenrot de Bloodbath