El confinamiento le sirvió a la compositora mexicana Karina Galicia para crear arte. Junto a Benjamín Garibay escribió la letra y música de “A mi señal”, nuevo sencillo de su álbum Cancionero del nuevo milenio, el cual lanzara a finales de año y que busca la fusión de la música de cantautor con el soul y el R&B mexicano.

“La canción habla sobre todas las relaciones sociales que podemos tener a distancia, sobre todo en esta situación actual del mundo, y cómo la distancia termina siendo un factor importante en todas ellas. Justamente, como haciéndole caso al tema, todo fue creado, compuesto y producido a distancia, porque Benjamín estaba en Mexicali y yo en Puebla”, comparte la compositora a Reporte Índigo.

Galicia asegura que debido al confinamiento el tema cobra mayor sentido, ya que tanto ella como Garibay vivieron en carne propia esta situación de las relaciones a distancia, de trabajo, de amistad, y cómo son afectadas por el distanciamiento social.

“La neta es que cuando nos vimos en esta encrucijada de cómo componer, no creíamos que fuera posible a la distancia, porque estábamos acostumbrados a hacerlo de manera presencial. Fue el tener que adaptarnos, saber que se podía hacer, que queríamos hacer una canción así y la verdad es que el proceso fue bastante lindo y productivo”, asegura la cantautora mexicana.

El saber que el sencillo está siendo bien recibido por el público emociona a los dos compositores, porque, dicen, genuinamente lo hicieron con mucho amor, ya que sabían que en estos momentos todos estaban pasando por este proceso. “Así que considerábamos importante y necesario hablar en estos momentos sobre la distancia”, comparten.

Durante esta pandemia, Karina Galicia no solo compuso y produjo este tema, sino que también lanzó el podcast Cómo crear una canción en tiempos de crisis y algunos videos, ya que la artista buscó nuevas maneras de llegar a la gente.

“He tratado de ver a la distancia y al confinamiento como una nueva realidad para adaptarme a ella”, confiesa.

Galicia afirma que el camino no ha sido nada fácil, pero se considera bastante afortunada por poder seguir en la música y decir que es su trabajo en momentos como este.

“La verdad es que ha sido un proceso arduo, de mucho trabajo; primero de creer en mí, de creer en mi música y en mi proyecto para que las cosas sigan fluyendo, pero definitivamente ha sido un proceso extenso, de cansancio; sin embargo, cuando sacamos nuevas canciones y la gente las comienza a recibir es cuando nos damos cuenta que vamos por buen camino”, indica.

También puedes leer: Moonvvater, una música suave de Diego Bobadilla