La profesora de la Universidad de Texas en Austin, Karen Uhlenbeck, se convirtió en la primera mujer en ganar el Abel Prize mejor conocido como el “Nobel de Matemáticas”, desde que se instituyó en 2002.

Sus teorías han revolucionado nuestra comprensión de las superficies mínimas, como los problemas de minimización más generales en dimensiones más altas, destacó el presidente del comité de premios, Hans Munthe-Kaas.

Munthe-Kaas dijo que su trabajo había “cambiado dramáticamente el panorama matemático” y la aportación de la profesora es por su trabajo en “superficies mínimas”, por ejemplo,  burbujas de jabón . 

Por sus logros pioneros en ecuaciones diferenciales parciales geométricas, teoría de la galga y sistemas integrables, y por el impacto fundamental de su trabajo en el análisis, la geometría y la física matemática, destacaron los miembros del Comité de Premiación.

Representar y manipular las burbujas matemáticamente permite a los investigadores modelar el comportamiento de los fenómenos físicos, como los campos eléctricos.

Las matemáticas de Uhlenbeck dieron a los físicos teóricos las herramientas con las cuales abordar algunos de sus mayores rompecabezas, como el comportamiento de las partículas subatómicas y la unificación del electromagnetismo y las fuerzas nucleares.

TE PUEDE INTERESAR:

EN UN HECHO INSÓLITO, 2019 NO TENDRÁ UN NOBEL DE LITERATURA SINO DOS