El escritor Juan Villoro levantó polémica en Twitter por su columna titulada Un cuento moral, que publicó en el diario Reforma. En ella habla de un personaje al que nombra “Charly Girón”, aunque, según él, en el mundo de los hechos gana becas con otro nombre.

Durante el texto, Villoro lo describe como una persona que vestía siempre de negro, que trabajaba en una agencia de publicidad, pero que escribía cuentos sobre su vida interior los fines de semana. Lo calificó de colado y oportunista al “cortejar a un célebre novelista afecto a los jóvenes” y así lograr publicar en una selecta editorial.

También dice que de no ser por Internet, habría caído en el olvido. “Girón”, de acuerdo con Juan Villoro, decidió que todas las personas que lo habían ayudado eran canallas, pasó del oportunismo al rencor y asumió uno de los más notorios avatares de la realidad virtual: se transformó en hater de tiempo completo.

Muchos internautas se preguntaron ¿quién era “Charly Girón”?, ¿de quién hablaba el célebre escritor mexicano? Mientras unos le aplaudían el texto, otros lo tacharon de clasista, privilegiado y de haber escrito desde el odio.

Entre los opositores se encuentra el escritor Heriberto Yépez, quien, desde su blog personal, escribió el texto Respuesta a Juan Villoro: “Charly Girón” para debatir las ideas del miembro de El Colegio Nacional.

Yépez desmenuza cada uno de los párrafos de la columna y empieza señalándolo como un “escritor cercano al gobierno federal y estatales y protagonista patriarcal de la élite literaria en México”. Lo acusa de fomentar el chisme y el bullying, de reforzar estereotipos y prejuicios.

De acuerdo con la respuesta, Villoro está hablando de Tryno Maldonado y su relación con Sergio Pitol. “Se dice que Sergio Pitol se quedó esperando tener un encuentro erótico con un escritor publicado en Anagrama, ya que Pitol, se dice, creía que merecía ese pago por haber recomendado la publicación”.


Para Yépez, la forma del texto de Villoro, indica que “Charly Girón” es un involuntario alter ego, que proyecta sobre otros. Además de que fomenta el chisme. Como escritores debemos hacer crítica frontal, basada en textos y argumentos lógicos

También dice que como él forma parte de una familia privilegiada, no tuvo que esforzarse para publicar sus textos. “Pero en lugar de entender esto, te burlas, reiterando tu actitud cretina, hacia las personas que, como no son hijos de intelectuales ni políticos ni grandes empresarios, sí tienen que buscar a los profesionistas de su área y hablar con ellos”.

Para el autor de Al otro lado, Villoro está queriendo tergiversar la realidad para evitar que una exigencia social crezca dentro de la literatura y las artes en México. Por lo que le sugiere que pida disculpas.

Por su parte, Tryno, a través de Twitter, apoyó el texto de Yépez y dijo que “da una luz para que lxs jóvenes se animen valientemente a no tolerar más prejuicios”.