La gastronomía mexicana es una de las mejores, reconocida a nivel internacional por diversos platillos e incluso parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad declarado por la Unesco y sin duda, una de las comidas que no puede faltar son los tacos.

Estos, incluso se convirtieron en el mejor platillo del mundo en 2019, según con Taste Atlas, ya que los tacos al pastor consiguieron una calificación de 4.6 estrellas colocándolos en el lugar número uno de una lista de 100 platillos de todo el mundo.

Lo anterior fue confirmado por un joven alemán que se encontraba visitando México en compañía de su novia, Ale Vaca, tiktoker originaria de Guadalajara y quien lo llevó a probar sus primeros tacos.

Te puede interesar: “Mi mamá se casó enamorada, mi papá de la mano de su amante”; historia de desamor se vuelve viral

La situación se dio en uno de los clásicos puestos callejeros que se encuentran en diversas partes del país, el cual, parece estar a un lado de un taller mecánico. Así, al ser un momento especial, Ale decidió tener el recuerdo en vídeo.

La mezcla de sabores de la carne, la salsa, el limón, la sal y la verdura provocaron que el joven se conmoviera por el delicioso sabor que tenía cada que mordía sus tacos, lo que lo llevó al llanto.

En el vídeo, titulado ‘Tacos son vida’, se puede oír como la joven le pregunta a su novio la razón por la que está llorando, ya que esta situación la sorprendió, de esta forma él respondió: “es la mejor comida que he probado en mi vida”.

@alevaca11Tacos are life 🥰 ##tacos ##streettacos ##mexico♬ original sound – Ale Vaca

La reacción del joven se hizo viral, ya que el vídeo cuenta con más de 124 mil reacciones en TikTok; además de 2 mil 384 comentarios de personas a las que les llamó la atención la reacción del alemán.

Entre los comentarios se puede leer: “hermano, germano, ya eres mexicano”, “yo cuando como tacos de suadero”, “casi lloro con él”, “sabes que los tacos van a estar buenos desde que ves que están a un lado de un taller mecánico y el plato trae bolsa de plástico” y “vivan los que lloramos con la comida”.