El personaje de Pepito ha estado presente en la cultura latinoamericana por años a través de cuentos y chistes, pero ahora, en este 2020, busca la inclusión en los más pequeños a través de la literatura. Con el libro titulado Pepito tiene una muñeca, el escritor Jesús Canchola Sánchez intenta que la mayor cantidad de niños y niñas puedan ir rompiendo parte de los estereotipos de género que existen entre la sociedad.

En esta historia, Pepito, un niño que aunque amaba jugar con sus muñecas, pues solo le provocaban sentimientos positivos, había algo que se lo impedía: los prejuicios de la sociedad.

Para lanzar este libro, el autor solo tuvo que enfocarse y recordar su propia vida, aquellos días en los que sus familiares le escondían sus juguetes y lo regañaban. Sin embargo, entre todos ellos, estaba una persona que siempre lo apoyaba: su abuela.

“Sí tuve la experiencia de que mi familia era súperconservadora, no le gustaba que yo jugara con muñecas, excepto mi abuela, ella como que sí tenía una mente más abierta en el sentido de que me dejaba jugar libremente; con que no me dañara, me permitía jugar sin prejuicios”, comparte Jesús Canchola.

Pero además de mostrar parte de su propia vida en Pepito tiene una muñeca, el autor admite que con esta publicación se cumple un deseo personal: escribir un libro infantil, porque él creció leyéndolos.

Así, tomando como punto de partida su historia y meta personal, Jesús también tomó el contexto actual, en el que aún en pleno siglo XXI hay sectores del público que consideran que es malo que un niño juegue con muñecas.

De acuerdo con Jesús, lo central del libro es que los adultos permitan levantar la imaginación de los niños a un nivel muy positivo y no juzgarlos, pues “realmente son los adultos los que enseñan los prejuicios a los niños”.

También puedes leer:Niñas, niños y jóvenes, crean arte en aislamiento