Después de vivir en España en los 90 y durante años perseguir entrevistas en distintas partes del mundo de mujeres que fueron partícipes en armas durante la Guerra Civil Española contra el franquismo, Isabella Lorusso veía que estos testimoniales que usaba en sus programas de radio podían tener un fin mayor.

Además de exponer las entrevistas en Tutte le donne del mondo (Todas las mujeres del mundo) en Radio Onda D’urto, en Milán, y en la estación barcelonesa Contrabanda, le ofrecieron desde la Fundación Andreu Nin el publicar este material tan valioso, ya que Lorusso fue la única persona que logró recabar las charlas de sobrevivientes del conflicto bélico desde una óptica femenina, antes de que fallecieran las militantes.


La autora comenta que en su nación hay una profunda homofobia y esto puede llegar a la violencia pública, sin que sucedan castigos de por medio por parte de las autoridades

El resultado fueron dos libros, Voces del Poum, en 2010, y Mujeres en Lucha, de 2013, que tardó en llegar al castellano seis años, por lo que a penas lo está promocionando en México vía remota, gracias a su presentación en el HAY Festival de Querétaro.

“Mi relación con la escritura ha sido casual, yo no surjo, digamos, como escritora, ahora sigo haciendo investigaciones siempre sobre mujeres; por ejemplo, mi último libro será sobre las mujeres albanesas, he ido a Albania varias veces, las he entrevistado y he terminado hace poco un libro sobre ellas”, comparte en llamada desde Inglaterra, que es donde reside actualmente.

Con un perfecto español con acento italiano, Lorusso platica que, a raíz de sus indagaciones en España en la penúltima década del siglo XX, cruzó su camino con el cineasta independiente Ken Loach, quien en ese momento realizaba Tierra y libertad (1995) inspirada en los hechos de la Guerra Civil. Ella lo admiraba y ahora lleva una entrañable amistad, lo que les permitió tener una conversación online con público durante el festival queretano.

“Le envié el libro Mujeres en lucha a Ken Loach y él me contestó inmediatamente, también porque tiene a su nieta que estaba justamente haciendo una investigación sobre las mujeres de la Guerra Civil, y le cayó perfecto el libro y me dijo que su nieta lo leyó en un par de días y que él también se acordaba de las mujeres que yo había entrevistado”, recuerda con gusto.

Isabella Lorusso, Feminista desde la cuna

Cuando las mujeres empezaban a pelear un espacio en la opinión pública, Isabella Lorusso se sumó haciendo mella en los sistemas gubernamentales de Italia y España, apoyó desde siempre causas LGBT+ y de inclusión de género, por ello, se considera que va con el movimiento feminista, desde su nacimiento.

“Pienso que en la cuna ya era feminista. He nacido en una Italia después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el movimiento feminista era muy fuerte, entonces, he tenido mucha suerte, mi maestra de la escuela primaria era una feminista que nos hablaba del derecho al aborto, el divorcio, la libertad sexual, cosas increíbles”, recuerda la investigadora.

Tomando este parteaguas de por medio, Lorusso indica que ahora más que nunca la trinchera digital es el camino para seguir el feminismo, porque, incluso, se conecta internacionalmente e involucra también a hombres que dejan el pensamiento anquilosado que se han dado cuenta que la lucha es hombro a hombro con las mujeres.

“La lucha es a 360º y también hay muchos hombres que hoy en día se están cuestionando qué significa el patriarcado, ser hombre en una sociedad que te impone también unos papeles que hay que cambiar”, comparte.

Sí al “elle”

Conversando con la autora de cómo en México y Latinoamérica se está teniendo una discusión en torno a la pluralidad del lenguaje, con los pronombres no binarias, la escritora indica que está a favor de que esto siga adelante, ya que en otros lenguajes cada vez lo utilizan más.


“Estoy perfectamente de acuerdo, el lenguaje es uno de los instrumentos de poder, y está claro que hay que cambiar el lenguaje para cambiar la realidad, hay tantos detalles, cosas, nombres, en varios idiomas y yo practico español, inglés, francés y el italiano que es mi idioma”

Isabella Lorusso

Escritora

Algo que ella ha logrado ver al verbalizar y aprender distintas lenguas es que notoriamente hay un machismo intrínseco en ellas, que beneficia claramente a que los pronombres vayan a favor del género masculino, por eso apoyo el que exista esta di – versificación del lenguaje.

“Hay matices de un idioma que te hacen ver que es machista, y hay que cambiarlo, como muchas cosas para un hombre, tienen un gran valor y para la mujer tiene una conexión más sexual, por ejemplo, un hombre libre no es lo mismo que una mujer libre”, reflexiona.

Las deudas pendientes de Italia

En su nación de origen, el catolicismo es imperante a todas luces, por estar tan cerca del Vaticano, que, históricamente, ha devaluado la figura de la mujer. Isabella Lorusso considera que este conservadurismo puede continuar, pese a que ya sucedieron reformas importantes desde el gobierno italiano.

“Italia es un país terriblemente machista, he vivido en Perú y a veces me encontraba que esta cultura era más avanzada que la italiana, en Italia nunca hemos tenido una presidenta para la República, o candidata, nunca en los últimos 50 años”, dice con pesar.

Además, comenta que en su nación hay una profunda homofobia y esto puede llegar a la violencia pública, sin que sucedan castigos de por medio por parte de las autoridades, situación totalmente distinta a la que ella observa en Inglaterra.

“En Italia todavía hay mucha homofobia, hay que combatirla, en Italia te pueden pegar por ser gay, lesbiana o transexual, en Inglaterra es bastante más complicado porque hay leyes antidiscriminación”, asegura.

También puedes leer: Las Iluministas cambiando la narrativa del feminicidio