Hace unos días se difundió una imagen y videos donde, supuestamente, el empresario millonario Martin Mobarak quemaba Fantasmones siniestros (1944), un dibujo original de Frida Kahlo valorado en 10 millones de dólares.

Si bien esto se dio a conocer en México hace apenas unos días atrás, la incineración de la obra se llevó a cabo el 30 de julio en la ciudad de Miami, Florida. La acción se realizó, de acuerdo al empresario, con el fin de  convertir la obra en NFTs exclusivos, (Non-Fungible Token), es decir, en “cripto arte”.

Cabe resaltar que Mobarack es fundador de la iniciativa Frida.NFT, una web en la que indica que, a través de  la transformación digital, el arte de Frida Kahlo “será compartido alrededor del mundo”.

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) informó en un comunicado que está recabando “toda la información necesaria a fin de establecer con certeza” de qué se trató la presunta destrucción de una obra original de la pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954).

Además, el INBAL negó que recintos de este Instituto, como el Palacio de Bellas Artes y el Museo del Palacio, vayan a recibir donación alguna por parte de dicho coleccionista, como se ha mencionado públicamente.

Te puede interesar: En memoria del legado de Frida Kahlo