Una inteligencia artificial, que interpreta datos y cálculos matemáticos, arrojó que entre 2024 y 2028 se registrará un sismo de magnitud igual o mayor a 7 en el sur y centro del país, lo que incluye a la Ciudad de México.

Esta tecnología es manejada por el investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Víctor Velasco Herrera, quien está llevando a cabo un estudio y fue entrevistado por el portal Expansión.

¿Cómo funciona la inteligencia artificial?

Su investigación es sobre la liberación de energía de las placas tectónicas, la causa subyacente de los terremotos, lo que le ha permitido hacer pronósticos sobre los movimientos telúricos.

Pues el también doctor por la Universidad Nacional Aeroespacial de Ucrania se ha dedicado por más de 20 años al análisis de explosiones solares y huracanes a través de las matemáticas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Reporte Índigo (@reporte_indigo)

Lo anterior, le ha permitido dilucidar patrones en el comportamiento en la naturaleza, pues su trabajo consiste en recabar información de los sismos de hace más de 100 años hasta la fecha.

Esta información es vista a través de modelos matemáticos que se introducen en la inteligencia artificial, tecnología que se encarga de interpretar los cálculos que se hacen, logrando prever cuándo podría ocurrir un sismo.

Conoce más: UNAM y Sismológico admiten coincidencia en sismos del 19-S; iniciarán investigación científica

“Se trata de reconstruir la actividad sísmica histórica en el país, para luego poder hacer un estimado hacia el futuro (…) Empleo algoritmos óptimos con una alta exactitud y una alta precisión. Entonces el proceso se vuelve muy eficaz”, explicó el científico para Expansión.

Podría ocurrir fuerte sismo en México

Es así que el investigador Víctor Velasco Herrera logró pronosticar estos fenómenos conocidos como “abruptos” y “heterogéneos”.

“Los sismos fuertes van a empezar en 2024 y se podrían prolongar hasta 2028. El pronóstico arroja también que muy probablemente en éste y el próximo año no se presentarán sismos fuertes, esto es, con una magnitud igual o mayor de 7”, comentó.

De esta forma, aseguró que aún había tiempo para hacer las reparaciones pertinentes en casas o edificios dañados en temblores pasados para evitar la mayor de las tragedias.

“Así se podrá evitar que otro movimiento ocasione desafortunadamente pérdidas humanas o económicas. Hay que realizar acciones en este periodo de actividad sísmica nula, porque después sigue la temporada alta”, comentó.

Esta no es la primera vez que el científico hace un pronóstico y acierta, ya que antes del 2017, aseguró que ocurrirían sismos fuertes entre 2017 y 2021; no obstante, señala que no se podría predecir con precisión el momento exacto en el que temblará.

“Esto es imposible a consecuencia del principio de incertidumbre de Heisenberg, el cual postula la indeterminación en la raíz de toda medición experimental, ya sea a nivel cuántico o macroscópico”, explica a Expansión.