Una parte de la vida íntima del escritor colombiano Gabriel García Márquez se guardó en secreto debido a su propia voluntad: tenía una hija llamada Indira Cato, según confirmaron dos familiares del Nobel de Literatura a AP.

Indira, originaria de México, es una joven de 31 años, y lleva el apellido de su madre, la escritora y periodista Susana Cato, reveló el domingo el periodista Gustavo Tatis Guerra en el diario de Cartagena, El Universal.

“Indira decidió llevar el apellido de su madre, con la dignidad de quien forja su destino a pulso. Jamás ha reclamado el apellido de García Márquez, a quien la vida no le alcanzó para reconocerla y darle su apellido”, escribió Tatis Guerra.

El “secreto” de Gabriel García Márquez es cineasta, nació en 1990 y estudió la licenciatura de Literatura Dramática y Teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Produjo en 2014 el documentalLlévate mis amores”, y dirigió el cortometrajeQué grande eres, magazo”, en el 2019, sobre el ilusionista Julio Ulises Hijuelos.

En “Llévate mis amores”, dirigida por Arturo González Villaseñor, se narra la vida de las mujeres de la comunidad La Patrona, quienes salen diariamente a repartir comida y otros bienes a los migrantes que viajan en el tren conocido como “La Bestia”.

Hasta ahora era público que el escritor colombiano tenía solo dos hijos: Rodrigo y Gonzalo, producto de su matrimonio con Mercedes Barcha Pardo, quien falleció en agosto de 2020. La existencia de su hija Indira era conocida por la familia.

“El conocimiento de nuestra prima data de hace muchos años. Nuestros padres de alguna manera siempre nos dijeron que la voluntad era la reserva y así siempre se ha manejado”, dijo Shani García-Márquez, sobrina del escritor, a AP.

En su crónica, Tatis Guerra cuenta que “Gabo” habría escogido el nombre de su hija en honor a Indira Gandhi, primera mujer que gobernó India, y quien lo llamó a felicitarlo en 1982 cuando ganó el Premio Nobel de Literatura por su obra “Cien años de soledad”.

El periodista agrega que Gabo y Susana Cato trabajaron juntos en los guiones de la película “Con el amor no se juega”, en 1991, y el cortometraje “El espejo de dos lunas”.

También puedes leer: El otro amor de García Márquez