Atrás quedaron esas épocas en las que las mamás se quedaban en casa y esperaban a que los maridos fueran los únicos proveedores. Actualmente, las mujeres que deciden forma una familia también buscan realizarse de forma profesional y, al mismo tiempo, hacen todo lo necesario para dedicar tiempo a sus hijos y pasar momentos de calidad con ellos.

Si bien la educación y formación de los hijos se trata de una responsabilidad compartida entre padre y madre, para muchas mujeres resulta, el salir de casa para ir a trabajar -ya sea por satisfacción personal o por necesidad económica- sigue pareciéndoles una forma de sacrificar el tiempo con sus hijos.

De acuerdo al Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), 80 por ciento de las madres que trabajan se sienten culpables por no dedicarle más tiempo a sus hijos pequeños.

Las madres solteras, divorciadas y empleadas con un horario laboral de más de ocho horas al día, al igual que las profesionistas con puestos gerenciales, directivos o emprendedoras, son las más afectadas por lo intenso de su rutina laboral.

Sienten que por las exigencias de su empleo, sus hijos pasan gran parte del día en guarderías, en centros escolares, asistiendo a cursos por la tarde, cuidados por algún familiar o incluso permanecen en sus hogares solos.

“A veces las mamás se sienten extrañas ante la mirada de sus hijos. Aparece la culpa y ésta es la que rige las relaciones con los pequeños. A ello puede sumarse el chantaje que pueden manifestar los niños y adolescentes”, explicó Claudia Sotelo Arias, directora del CEEPI.

Estas mujeres, agregó, relajan su autoridad con sus hijos pequeños y adolescentes; se vuelven consecuentes y sobreprotectoras, dando pie a que surjan problemas emocionales como: síndrome del emperador, trastorno de déficit de atención, así como bajo rendimiento escolar, hostilidad y adicciones.

Sin embargo, la especialista recalcó que en la educación de los hijos, es más importante la calidad que la cantidad de tiempo que se pasa juntos, por lo que el hecho de que las madres de familia se desarrollan en el ámbito profesional no debe generar sentimientos de culpa ni afectar la educación y el desarrollo de sus hijos.

Mi mamá trabaja, ¿qué le regalo?

Para empezar, debemos aclarar que el hecho de que una mamá salga de casa para trabajar no la hace mejor ni peor que las amas de casa; de echo, el trabajo doméstico puede llegar a implicar el mismo o incluso más esfuerzo físico y mental, así como tensión y estrés, por lo que las recomendaciones de regalos que te presentaremos a continuación aplican para todas.

Por favor, no regales electrodomésticos, artículos de limpieza. La idea del 10 de mayo es reconocer y agradecer por su esfuerzo y por soportarte surante todos los años que tienes vivo y ese plus de nueve meses que permaneciste en su vientre.

Gadgets, para los nuevos tiempos

La tecnología es una de las categorías de regalos más demandadas, seguida por las clásicas flores, cosméticos y experiencias de cuidado personal. Esto tiene qué ver con una nueva etapa que no sólo ha revolucionado la manera en que las madres sienten y ven la vida, sino también la manera en que la equilibran su tiempo laboral y personal.

Recientemente, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur) dio a conocer que la venta de teléfonos móviles, tabletas y electrodomésticos se elevarán 2.9%, en comparación con 2017; así que un nuevo smartphone, laptop o cualquier gadget, le parecerán formidables.

No olvides adquirir equipos con buena calidad para captura de fotografías y memoria RAM, ya que está comprobado que las mamás digitales son muy activas para compartir imágenes y en cuanto al uso de redes sociales.

Además, si tu mamá aún no está adentrada en el mundo de la tecnología, el mejor regalo que le puedes dar (además del dispositivo electrónico) será el de la paciencia y cariño para enseñarle a usar los gadgets.

¿Y si la sacas de la rutina?

No hay mejor regalo para una madre amante de la aventura que sacarla de sus lugares habituales para llevarla en una experiencia de viaje relámpago, donde disfrute de la cultura de otras latitudes, acompañada de quien ella elija. O, por qué no, si quiere darse un respiro de todo y de todos, también puedes regalarle un fin de semana lejos de su medio habitual, aunque viaje en soledad.

Regala salud

Ser una mamá fitness implica tener una vida saludable y realizar cotidianamente una serie de actividades para mantener el organismo y mente en buen estado, obsequiar una pulsera de actividad física que analice las calorías quemadas y tiempo de ejercicio, es sin duda la mejor manera de contribuir a su salud y gusto por el deporte.

Entretenimiento para aliviar el estrés

Una suscripción a sus revistas favoritas, a esa plataforma de entretenimiento streaming donde podrá ver desde series hasta documentales, pasando por películas o bien, la contratación de ese canal de tv donde pasan solo lo que le interesa; será un regalo inolvidable para ella, eso sí, sé galante y no te olvides de pagar puntualmente la mensualidad.

Regala momentos de calidad

Puede que su día a día esté sumamente relacionado con la tecnología, al grado de querer desligarse un poco de ella, su intensa agenda puede generarles un alto nivel de estrés y para contrarrestar un poco esa carga, una opción acertada podría ser una tarde de spa con masajes, aromaterapia e inciensos que les permita desconectarse de sus actividades rutinarias, renovar su energía, cuerpo y las llene de vitalidad.

También puedes recurrir a una alternativa más tradicional, como invitarle un desayuno o comida en algún lugar diferente, como restaurantes de alimentos orgánicos o en donde puedan realizar actividades lúdicas y recreativas como paseos. Las rutas vinícolas, por ejemplo las harán regresar con una gran sonrisa.

Aunque, si no quieres batallar con las enormes filas, también podrías demostrarle que sabes cocinar y prepararle algo con tus propias manos.

Flores, prendas, perfumes y artículos de cuidado personal siguen siendo una buena alternativa para consentir a las madres, y no olvides que, sea lo que sea que decidas regalar, debe estar acompañado de un abrazo y palabras sinceras que demuestren tu cariño y amor por ella.

PODRÍA INTERESARTE: MADRES SIN CELEBRACIÓN