Nació en Seúl, República de Corea, pero creció al norte de Nueva York, en Estados Unidos, así fueron los inicios de Alice Kim, quien desde pequeña tuvo una afinidad musical, pese a que su familia no estaba interesada del todo.

Al crecer fuera de una gran ciudad y ser de origen asiático, se sabía diferente, tanto físicamente como de pensamiento, dentro de su comunidad.

Llegó la adolescencia y fuera de los gustos comunes como Queen, Deep Purple, o The Beatles, ella encontró en la música folclórica norteamericana cantautores como Damien Rice, la canadiense Joni Mitchell o la banda Bright Eyes, que le ayudaron a crear su propio estilo para, eventualmente, lanzar su carrera como solista.

Así, Kim desarrolló su propio alter ego, HUNJIYA, que desde hace ocho años produce de manera independiente música que navega entre el pop indie, el alternativo y el R&B; ahora se encuentra lanzando KHAMAI, su nuevo EP compuesto por siete temas introspectivos que compuso durante el confinamiento.

“Tuve muy presente mis pensamientos personales, más que mis experiencias con el mundo, para hacer este disco, porque esto fue después del pico más álgido del COVID-19, todavía seguía la cuarentena y no estaba muy segura de lo que quería hacer, y por eso salió así, introspectivo”, describe la cantautora, en videollamada.

La artista se encuentra viviendo de vuelta en Seúl, donde terminó de producir su reciente disco. La vida para ella ha dado muchas vueltas, porque además también residió un tiempo en Miami, Florida, donde estudió la carrera de música.

“Era un poco introvertida cuando estaba en Nueva York y al moverme a Miami me abrió a otras posibilidades e influencias, ahí conocí la música latina y me encantó, creo que no me había dado cuenta de que el estarme desplazando entre estos lugares me pudo haber influenciado de alguna manera mi música”, comenta Kim, en entrevista para Reporte Índigo.

Respecto a cómo el K-pop es un furor entre adolescentes y un público adulto que adora la cultura asiática, y es el referente obligado de la música de Corea del Sur, HUNJIYA considera que, afortunadamente, esto pone los ojos en su país de origen, para que también se descubran otros talentos como lo es ella y diversos músicos que hacen otro tipo de géneros.

“Creo que hay muchos otros géneros que están pasando aquí en la industria coreana de la música, y me siento muy contenta de que al fin a otros géneros se les esté dando este foco de atención, pero al mismo tiempo también hay mucho K-pop, así que espero que los demás ritmos empiecen a crecer más a la par del K-pop”, argumenta Kim.

KHAMAI ya se encuentra disponibles en plataformas digitales, en Spotify suma más de 15 mil escuchas mensuales, siendo la mayoría de ellos de Sydney, Australia, aunque la cantautora desconoce a que se debe esto, lo que le causa intriga y a la vez emoción de estar trascendiendo en lugares inesperados.

Colaboración de ensueño, Lianne La Havas y HUNJIYA

Desde que comenzó a dedicarse a realizar música, Kim ha deseado tener un encuentro con la cantautora Lianne La Havas, de Reino Unido, porque al ser una artista independiente y que hace indie folk y soul, ve en ella una fuente de inspiración, por lo que espera compartir un día escenario y tal vez hacer alguna grabación juntas.

“Ella tiene una grandiosa voz para el soul, toca la guitarra con mucha habilidad, ella en definitiva es una de las artistas con las que me gustaría colaborar, creo que es maravillosa y pues también me ha motivado a tocar y escribir canciones para la guitarra, sería un sueño trabajar con ella”, dice.

Te puede interesar: Zola Jesus, una cantautora con deseo de cambio