¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Literatura

Hotel Chinesca: la frontera de la impunidad

Hidalgo Neira

El escritor José Salvador Ruiz retrata en su novela Hotel Chinesca la vida al interior de la política, la corrupción y los riesgos del periodismo en su natal Mexicali, Baja California, lo cual es un paralelismo de lo que ocurre en todo México


Ago 30, 2019
Lectura 5 min
portada post

En el corazón del barrio chino de Mexicali opera un inmueble de dudosa reputación, el Hotel Chinesca, que tiene por igual prostitutas y policías a una pared de distancia, los uniformados se hacen los occisos y son burlados por el gerente oriental que atiende el lugar.

Los crímenes azotan a la capital del estado norte, una oleada de mutilados aparecen todos los días y las sospechas apuntan en distintas direcciones ¿Narcotráfico? ¿Venganza? ¿Crimen pasional? ¿Asesino serial? Las dudas invaden a dos agentes policiales que indagan este rompecabezas de cuerpos, que cada vez crece más en la ciudad.

Pero el colmo de esta historia se da cuando desaparece una reportera local, luego de adentrarse a temas escabrosos con la cúpula de poder de la urbe noreste.

Estos tópicos son parte de la ficción literaria Hotel Chinesca, escrita por José Salvador Ruiz, son una vivencia constante de la realidad, tanto para el estado norte como para todo México, por ello, inspirado en los feminicidios ocurridos en Mexicali en 2014, el doctor en Literatura Mexicana, egresado de la Universidad de California, tomó la pluma y escribió esta novela teñida de sangre e impunidad.

“En esos años se empezaron a ver casos de feminicidio, los cuales no se acostumbraban en la ciudad, y aunado a la corrupción que siempre vivimos en México, se volvió una preocupación; esos fueron los dos temas principales frontera LA de la que me hicieron empezar la novela”, indica Ruiz, en entrevista para Reporte Índigo.

De enero a julio de este año, 563 feminicidios fueron cometidos a nivel nacional, nueve de ellos en Baja California, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, pero, además, solo en el estado fronterizo se suman 135 homicidios dolosos contra mujeres, siendo en total 144 asesinatos contra el género femenino.

Para Ruiz, era importante hilar estos temas de la realidad nacional en su libro, además de hacer hincapié en la labor periodística y el riesgo que esto implica; percibe que la violencia en contra del trabajo informativo seguirá sucediendo en el gobierno actual.

Para escribir el libro, el doctor en Literatura Mexicana se inspiró en los feminicidios ocurridos en Mexicali en 2014

“El periodismo es también uno de los temas presentes de la novela Hotel Chinesca, el asesinato a periodistas, la cuestión de buscar cómo callar las voces críticas, esconder la corrupción del crimen organizado, que en este caso es parte del estado, todo esto no ha dejado de ser vigente. Ojalá algún día podamos ver estas situaciones como historias del pasado, pero no parece que algo vaya a cambiar”, platica el literato, vía telefónica desde Estados Unidos.

Protección a periodistas, ineficiente

Las cifras rojas en torno al asesinato de reporteros y activistas en México no se detienen, de acuerdo con la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos, de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), 15 periodistas y 24 personas que abogaban por la libertad de expresión fueron víctimas de homicidio desde el inicio del nuevo gobierno federal.

Ante esta situación, Ruiz ve que la administración obradorista es incapaz de salvaguardar a los informadores al ejercer su profesión. “Si siguen asesinando a periodistas, hay algún problema con los mecanismos de protección a estos, entonces habría que hacer cambios, no sé si exista conexión entre el crimen y la misma protección que reciben, es más una pregunta que una afirmación”, reflexiona.

Además, indica que si los informadores han acudido al Mecanismo de Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, y sigue siendo vulnerada su seguridad, se debería cuestionar a la instancia federal de la SEGOB.

“¿Qué es lo que debe hacer el gobierno? Yo no tengo la respuesta, pero se tendría que depurar al personal que tiene a su mando, que no solamente se cambien de nombre las corporaciones policiacas, que esté ese compromiso con la gente, con la comunidad, con la verdad”, precisa el autor.

La xenofobia presente

Ruiz vive con un pie en Mexicali y con otro en San Diego, su vida transfronteriza le ha hecho estar dualmente presente en la Unión Americana y de este lado del muro, por lo que también observa las problemáticas actuales entre los ciudadanos de los dos países, quienes comparten temas en común.

“Llegan las elecciones en Estados Unidos en 2020 y el discurso xenofóbico está en primer lugar (…) México está haciendo una labor desfavorable al hacer el trabajo sucio de la patrulla fronteriza, creo que ese es el problema que nos impacta en la frontera”, resalta el escritor.

Este discurso en contra de la hospitalidad a los indocumentados está filtrándose en México cada vez más, lo cual adolece a las sociedades de las ciudades colindantes con Estados Unidos, que están dividiéndose más por los discursos de odio.

“Hay un grupo de la población que abraza el discurso xenófobo, que está en contra de los migrantes, creo que uno de los temas bilaterales que necesita atenderse con mayor atención es el de la migración”, explica José Salvador Ruiz.

Te puede interesar: Titus Andronicus: La violencia no se olvida


Notas relacionadas

Oct 14, 2019
Lectura 2 min

Oct 1, 2019
Lectura 6 min

Sep 21, 2019
Lectura 7 min

Literatura

El barrio es digno de retratarse: Primo Mendoza

Fernando Franco


Sep 21, 2019 Lectura 7 min

Sep 17, 2019
Lectura 5 min

Literatura

La farsa del Estado ante los pueblos originarios

Fernanda Muñoz


Sep 17, 2019 Lectura 5 min

Comentarios