Dos años después de que iniciara la crisis sanitaria de COVID-19, el rock no solo vuelve a tomar fuerza en los escenarios, sino que un género hermano como lo es el metal, demuestra que hay un público latente en México que, incluso, desea tener un festival a lo grande, como se celebran en Europa o Estados Unidos.

Por eso, ahora el Hell and Heaven Metal Fest regresa recargado, después del confinamiento, y con creces, porque ahora su edición 2022 tendrá tres días de algarabía musical, el 2, 3 y 4 de diciembre, con más de 100 agrupaciones que podrán verse en el Foro Pegaso.

Julio Arellano, vocero del evento, explica que lograr la logística de esta magna fiesta de metal fue algo que no se detuvo durante la pandemia, ya que fueron casi tres años de negociaciones con las bandas, con un presupuesto de más de 10 millones de dólares.

“Somos una empresa independiente, de alguna manera. Es un poco, si no es que mucho, aferrarse a un sueño y a construir una marca que se ha venido gestando desde 12 años, ha habido momentos buenos y malos, pero ahí sigue el Hell and Heaven, la confianza que hemos generado es para que las bandas digan que vienen. Es un festival que llegó para quedarse”, afirma el representante de comunicación del festival.

Este festival no pertenece ni tiene alianzas con las grandes promotoras como lo son Live Nation y Ocesa, así que todos los esfuerzos y negociaciones los han realizado empresarios de iniciativa privada, quienes empezaron organizando conciertos de rock en Guadalajara, hace más de una década.

Este 2022, los actos de mayor renombre son Scorpions, Slipknot, Pantera, Judas Priest, Megadeth y Kiss, que sería ahora sí la despedida definitiva de los escenarios, teniendo la última presentación en México.

Por primera ocasión, el Hell and Heaven hace una alianza importante con el género ska. “También quisimos abrirle una puerta a otros subgéneros del rock que no son precisamente metal, pero que son duros, que tienen sonidos agresivos y que convocan a un montón de público que comparte con el metal el ser parte de una contracultura, no son géneros que los veas generalmente en otros festivales. Estarán Ska-P que vienen directamente de España y una de las más importantes de México y que logró agotar tres Foros Sol, Panteón Rococó”, comparte el vocero.

Para emular la experiencia aún más a la que se puede vivir en festivales en el extranjero, ahora se ofrecerá Open Air; es decir, los asistentes que así lo deseen podrán acampar en las inmediaciones del Foro Pegaso, en Toluca.

“Lo que vamos a tener es una de las experiencias más cercanas a festivales como el Dynamo en Holanda, el Hellfest en Francia o el Wacken en Alemania, por el formato de poder acampar, y que estés con tus amigos echándote una chela al final del show y no andar buscando un taxi, pagando transporte carísimo, esa es una de las experiencias que queríamos desde hace mucho ofrecer”, dice Arellano.

La experiencia integral del Hell and Heaven requiere de un presupuesto holgado, iniciando desde mil 590 pesos por un acceso diario, actualmente todavía en fase 1, para un abono de tres días. En fase 2 el costo es de 4 mil 200 pesos, más el espacio de acampar que no incluye tienda, comenzando en 3 mil 600 pesos para un lugar de dos personas e incluye cuatro días y cinco noches, con sanitarios y regaderas.

Además de las grandes agrupaciones, también estarán Kittie, Filter, Alien Ant Farm, Todos los muertos, Tijuana No, el vocalista de Rammstein en su faceta de solista Till Lindemann, Salvador y los Eones, Cradle of Filth, P.O.D. y decenas más.

Pandemia a favor del Hell and Heaven

Pareciera que haber enfrentado una crisis global de Covid-19 sería el punto final para miles de espectáculos en todas las latitudes, pero al menos para quienes organizan el Hell and Heaven, este fue un momento de reagrupar, organizar las piezas y consolidar ahora la edición 2022; así lo observa Arellano.

“No hemos quitado el dedo del renglón. Sí hubo muchas bandas que se iban a presentar originalmente en esta edición, algunas cancelaron, otras ya no pudieron regresar, hubo contratos que no se pudieron cumplir, que prefirieron las agrupaciones rescindir y la pandemia de alguna manera sirvió para que pudiéramos reagruparnos, reconcentrar fuerzas y tratar de regresar más fuerte que nunca”, argumenta el vocero.

Tanus: La banda a seguir

El vocero del festival considera que de entre el centenar de artistas que se presentarán, la gente no debe perderse a Tanus, agrupación originaria de la Ciudad de México que debutó en años pasados en esta muestra musical.

“Tuve oportunidad de verlos hace poquito, tocan un metal como muy técnico, muy bien ejecutado, que no le pide nada en sonido a otras bandas de ese tipo; es una banda a echarle un ojo y no perderla de vista, estarán el viernes 2 de diciembre en el escenario New Blood”, dice.

Te puede interesar: ¡Sorpresa! Til Lindemann de Rammstein se suma al Hell and Heaven 2022