La llegada del COVID-19 puso al mundo científico en jaque y activó las alarmas ante el análisis de cualquier virus que pudiera activar una potencial pandemia, como la que paralizó a todo el mundo entero el año pasado.

Es por eso que la gripe aviar H5N8 ya ha llamado la atención de los especialistas, quienes advierten que virus como estos ya no pueden pasar desapercibidos ni deben ser ignorados.

De hecho, podemos estar hablando de un posible riesgo de otra pandemia de acuerdo con los dos reputados científicos chinos como Gao Fu, director del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades, y Shi Weifeng, cabeza del Instituto de Biología Patógena de la Primera Universidad Médica de Shandong.

Tras formar parte del comité que estudió las primeras muestras del coronavirus en su país allá por finales de 2019, ahora alertan de los efectos que podría conllevar el virus de la gripe aviar H5N8.

Por medio de un artículo publicado en la revista ‘Science‘, los científicos señalan que el origen y propagación de este nuevo virus podría desencadenar una nueva pandemia.

“El virus de la gripe aviar H5N8 de clado 2.3.4 se aisló por primera vez en un pato de un mercado de Jiangsu, China, en 2010”, comienzan. “Se ha convertido gradualmente en el dominante a nivel mundial”, señalarían en referencia a este subgrupo.

Los científicos también expondrían que el H5N8 se localizaría en pájaros salvajes y domésticos de Japón y Corea del Sur en 2014, “manifestando ser propenso a una rápida expansión global gracias a aves migratorias”.

De ahí que dieran la señal de alarma. “Su evolución constante y potencial combinación con virus de la gripe aviar de otros subtipos claramente merece atención cuidadosa”.

Un virus conocido

Las investigaciones también revelan que la gripe aviar H5N8 ya ha saltado a los humanos, como se demostró el pasado 20 de febrero cuando siete trabajadores de una granja de gallinas en Rusia resultaron contagiados y mostraron síntomas leves.

Aunque haya “rebasado la barrera entre especies (…) esta variante no se transmite entre personas, al menos de momento”, expuso entonces Anna Popova, directora de la agencia sanitaria Rospotrebnadzor, tras ponerlo en conocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La funcionaria de la OMS dijo que quiso hacer este anuncio público “para que el mundo entero tenga tiempo de prepararse” y se desarrollen tests y vacunas por si el patóneo se tornara en “más peligroso”.

En este sentido, los científicos chinos abogan por extremar el control en las granjas, cuidar el consumo de aves salvajes y, por supuesto, seguir investigando en cómo combatir el H5N8.

Puedes leer: Juegos Olímpicos, el reto que Japón debe superar pese a la pandemia por COVID-19