Playlist

Estas son las 10 canciones que debes escuchar para entender el poder femenino de la música de 2012.  

Piensa Indigo Girl Power 2012 by Piensa Indigo Playlists on Grooveshark

 

Si algo ha caracterizado a este año en cuanto a lanzamientos musicales se refiere, es la cantidad y calidad de buenos álbums, canciones, videos, regresos, debuts y sacudidas políticas que han dado las mujeres.

No batallé mucho para llegar a esta conclusión. Lo escucho todos los días en mi iTunes y hasta en las noticias. No quiero decir que en años anteriores no se haya visto algo similar (éste ni siquiera fue el año de Adele, por ejemplo), pero en 2012 se han dado las cosas de manera muy particular para afirmar que ha sido el año del girl power. 

Incluso fuera del ámbito musical: los Juegos Olímpicos de Londres 2012 fueron los primeros de la historia en los que todas las delegaciones participantes enviaron mujeres atletas, incluyendo la histórica decisión de Arabia Saudita de permitirle por primera vez a sus mujeres participar en una justa olímpica. Un hito socio–deportivo, enmarcado en las olimpiadas más pop de toda la historia. 

Musicalmente, el año inició con Lana Del Rey por todos lados: verborrea de reseñas, análisis y sobre–análisis sobre la autenticidad de su música e incluso de su imagen. Mientras los críticos debatían la estética nostálgica y “reciclada” de su música, Del Rey conquistaba el gusto de miles de jóvenes en la era de Tumblr, Pinterest e Instagram. Toda una pin-up girl de nueva generación y con más de un par de buenas canciones bajo el brazo.

Corte a, meses después el colectivo feminista Pussy Riot sacude a la sociedad rusa y al gobierno de Vladimir Putin a base de punk de protesta. Si bien musicalmente no lo hacen con una calidad indiscutible –están lejos de sonar como Bikini Kill o Le Tigre–, el mérito del colectivo es haber puesto en el mapa mundial la discusión sobre los abusos del gobierno ruso a través del arte.  

No es común ver que artistas tan dispares como Paul McCartney o Peaches, Sting o Red Hot Chili Peppers, Madonna o Patti Smith, se pronuncien por una misma causa. En este caso, por la liberación de tres de las integrantes del colectivo ruso, mujeres que arriesgaron todo –familia, futuro– por provocar un cambio de conciencia en su país. 

Pero entre Lana Del Rey y Pussy Riot hay una decena de artistas que han hecho de lo que va de 2012, un gran año para la música creada por mujeres. 

Por ejemplo, en cuestión de meses hemos visto el proceso de transformación de Azealia Banks: de rapera de Harlem a una diva ruda del hip-hop. La nueva consentida del mundo de la moda y la música de los súper éxitos desborda talento en rápidas frases por segundo (y eso que lo ha hecho con apenas un EP de cuatro canciones). Su álbum debut está programado para 2013.

En pleno despegue también encontramos la naciente carrera de la británica Jessie Ware con “Devotion”, un espectacular disco de presentación que desde ya es candidato a mejor álbum debut del año a base de buen pop, soul, R&B y sútiles beats electrónicos.

Visualmente, las propuestas en vieo de Claire Boucher –mejor conocida como Grimes– y, obviamente, M.I.A. destacan por arriesgadas. Con “Genesis” y “Bad Girls”, ya tenemos dos candidatos a videos del año.

Este es un repaso musical del poder femenino en 2012. Para que no te quedes fuera del área de influencia del girl power, no te pierdas la playlist que preparamos.

Tres nuevas estrellas nacieron musicalmente este año. Azealia Banks despidió diciembre con “212”, una de las mejores canciones de 2011 y que también está incluida en “1991”, su EP debut. Lana Del Rey despejó todas las dudas sobre su capacidad para ignorar las críticas y se dedicó a complacer a su cada vez más grande base de fans con “Born To Die”; pop perfectamente empaquetado. La música que hace Jessie Ware es quizá de lo más interesante que escucharemos este año. 

Fiona Apple y Cat Power no pudieron tener un mejor regreso. En “The Idler Wheel…”, Fiona regresa al sonido minimalista, pero las letras y la emoción están al tope. Mientras que Chan Marshall (Cat Power) sacude todos sus demonios post-separación y tendencias suicidas para entregar “Sun”, disco que la confirma como una de las mejores músicos de nuestra era. Por su parte, M.I.A. está calentando motores previo al lanzamiento de su nuevo álbum. Con “Bad Girls”, tiene casi asegurado el video del año.

Claire Boucher (Grimes) es un talento raro: casi en solitario, creó con “Visions” uno de los álbums más interesantes de 2012, además de causar un revuelo con su imagen hippie-Mad Max. Sharon Van Etten es la rockera indie consentida de grupos como The National, como quedó demostrado en su álbu “Tramp”, con invitados especiales de lujo. Julia Holter es quizá la incomprendida de este grupo: “Ekstasis” la coloca en la vanguardia de la música experimental.

El colectivo Pussy Riot pesa más por el simbolismo y el performance de protesta de sus canciones, que por la música punk en sí misma. Ellas lo entienden: el punk es el vehículo que usan para sacudir la conciencia de la sociedad rusa y para enfrentar al gobierno de Putin. No han lanzado discos, pero sí una media docena de canciones rápidas con letras que critican hasta la influencia de la Iglesia Ortodoxa en la política rusa. Pero han pagado con cárcel el precio de protestar a base de canciones punk.