Controversia, inclusión y sorpresas sucedieron en la noche más esperada en Hollywood, donde la cinta Coda: Señales del corazón ganó el Oscar como Mejor Película, siendo el primer largometraje de un servicio de streaming en obtener una estatuilla en esta categoría.

Apple TV+ adquirió el filme en el festival de Sundance, en 2021, por 25 millones de dólares, y al ganar en la máxima ceremonia de la Academia hace también un hito en la historia del cine, dejando atrás a El poder del perro, de Netflix, app que lleva años queriendo alcanzar este reconocimiento.

Coda: Señales del corazón comenzó su acenso al gran éxito cuando Troy Kotsur se llevó el Oscar a Mejor Actor de Reparto, por su papel como un padre sordo, ya que él es auténticamente una persona con esta discapacidad, así que dedicó el premio a todos los miembros de la comunidad sordomuda; por respeto, los asistentes “aplaudieron” en lenguaje de señas.

Después llegó Mejor Guión Adaptado, para Sian Heder, quien también dirigió la película. En el estrado le acompañó una intérprete de señas, quien tradujo su discurso para el público sordo, y el resto de la noche es historia con su Oscar a Mejor Película.

La cinta dirigida por Heder y coprotagonizada por Eugenio Derbez se abrió camino en uno de los momentos más álgidos de la pandemia, precisamente, por tener un impulso en el mercado casero. En México, actualmente, puede ser vista a través de Amazon Prime Video.

Alta tensión en la transmisión

La ceremonia buscó tener un formato “relajado”, con mesas alrededor del escenario, al menos para los principales nominados, y con una sana distancia, pero claramente los organizadores buscaban reducir lo más posible la transmisión televisiva, lo que causó constantes atropellos a los discursos de quienes subían al podio; esto provocó una tensión constante en el Teatro Dolby.

El momento de mayor sobresalto llegó cuando Chris Rock salió al escenario y bromeó sobre la alopecia que padece Jada Pinkett Smith, lo que molestó a su esposo Will Smith, quien repentinamente se paró de su asiento, se aproximó al comediante y lo golpeó ante todo el auditorio, para después gritarle de vuelta en su mesa “¡Deja de pronunciar el nombre de ella!”, con un lenguaje altisonante.

Para romper la tensión, el músico Sean “Diddy” Combs salió al siguiente segmento, apelando a que se tranquilizaran los ánimos, y que se viera por la paz, porque, al final del día, todos son una sola familia, en referencia a la comunidad afroamericana.

Además, en redes sociales se compartieron videos grabados con celular donde se ve cómo el actor Denzel Washington habló con Smith para calmarlo entre cortes comerciales.

Inclusión para todos

Las hermanas Williams fueron de las primeras en aparecer en la ceremonia, para presentar el tema musical “King Richard”, interpretado por Beyonce en un escenario abierto, algo distinto y que suma en la todavía era COVID-19 en curso y que marcó pauta para saber que esta sería una noche a favor de la comunidad afrodescendiente.

Además, este año, la Academia eligió a tres actrices, Amy Schumer, Regina Hall y Wanda Sykes, para que fueran las presentadoras a lo largo de la transmisión televisiva, quienes aprovecharon para decir “nos contrataron a nosotras porque era mucho más barato pagarle a tres mujeres que a un anfitrión hombre”, y también retomaron la polémica recién suscitada con Disney y la política implementada en Florida, que segrega verbalmente a las personas homosexuales en las escuelas públicas; Sykes expresó que “esta noche será una noche muy gay, gay, gay”.

Esto lo refrendó la actriz Ariana DeBose, cuando subió al estrado para recibir el Oscar por Mejor Actriz de Reparto y convertirse en la primer afrolatina en llevarse el premio y también ser una actriz negra abiertamente homosexual.

“Eso es lo que creo que estamos aquí para celebrar. Para cualquiera que alguna vez haya cuestionado su identidad, les prometo que, ciertamente, hay un lugar para nosotros”, indicó la artista.

Cumpliendo los pronósticos, Will Smith se llevó la estatuilla por su interpretación como el mismo Rey Richard (padre de las hermanas Williams) en la categoría a Mejor Actor y por la película homónima, cabe destacar que el histrión fue de los primeros en mostrarse molestos en 2015, de que la Academia carecía de inclusión étnica en sus nominados, y este revés se ha venido dando desde entonces, pero para cuando subió al escenario, su momento ya había sido opacado por el altercado con Rock, con quien nunca se disculpó.

“Quiero disculparme con la Academia. Quiero disculparme con todos mis compañeros nominados. Este es un momento hermoso y no estoy llorando por ganar un premio. No se trata de ganar un premio para mí. Se trata de poder iluminar a todas las personas. Tim y Trevor y Zack y Saniyya y Demi y Aunjanue y todo el elenco y el equipo de Rey Richard, Venus y Serena, toda la familia Williams. El arte imita a la vida. Parezco el padre loco, como decían de Richard Williams”, expresó el actor.

Carmen Salinas y Felipe Cazals presentes en los Oscar

La actriz y el cineasta mexicano fueron reconocidos en el segmento In memoriam, donde año con año la Academia recuerda a quienes han fallecido recientemente, siendo los únicos mexicanos que aparecieron en este homenaje.

Durante este tributo, un coro gospel cantó distintos temas populares, esto fue algo novedoso para la ceremonia, que regularmente mantiene una solemnidad para recordar a los difuntos. Entre los rostros que aparecieron en este especial instante están los de Betty White, Ivan Reitman, Sidney Poitier, Charles Grodin y Dean Stockwell, entre otros.

También puedes leer: Entregan ocho premios Oscar antes de la ceremonia y Dune se lleva 4