¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Cine

Gabriel Retes: ‘Un hombre bueno, un buen cineasta’

Hidalgo Neira

Gabriel Retes será recordado por su irreverencia, su crítica ante la clase política y su talentosa carrera en el mundo del entretenimiento. El director, quien falleció ayer a los 73 años de edad, dejó proyectos inconclusos, por ejemplo, estaba por estrenar su nuevo largometraje Identidad tomada


Abr 21, 2020
Lectura 4 min
portada post

Directo, gracioso y siempre respetuoso de la labor cultural y artística, es como se recuerda a Gabriel Retes, actor y director de cine y teatro, quien estaba alejado del camino frívolo y banal del mundo del entretenimiento.

En entrevista con Reporte Índigo, en 2016, el artista dijo que le gustaría que el público lo tuviera en mente como una persona de bien, y como un realizador fuera de lo común.

“Me gustaría ser recordado, primero como un hombre bueno y después como un buen cineasta, como un muy pretencioso artista, un buen creador”, explicó, con su característico humor, el director de El bulto (1992).

En su página web (GabrielRetes.com) se mantiene parte de su catálogo que se ofrece en renta por precios módicos; además, en YouTube están sus cortometrajes disponibles gratuitamente. El realizador siempre se mostró preocupado porque las nuevas generaciones de cineastas tuvieran oportunidades para hacer sus películas.

Julio Bekhor, quien co-dirigió El viaje de Keta (2020), cinta de corte independiente, recuerda que desde su concepción en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, Retes le dijo “Aviéntate, yo te apoyo”, e incluso tuvo una participación especial a cuadro.

“Se le escribió un papel a su medida, como una especie de homenaje, cuando lo leyó le gustó bastante. Él le abre la puerta a Keta y lo primero que dice es ‘Bienvenido, Welcome’. Y aunque lo grabamos en un día, Gabriel estuvo presente durante todo el proceso de la película, me dio varios consejos y lo más importante, me repetía una y otra vez que nunca me diera por vencido”, platica Bekhor.

El director de filmes como Bienvenido-Welcome (1994), Chin chin el teporocho (1975) o La ciudad al desnudo (1989), falleció ayer, 20 de abril, por complicaciones del cáncer de garganta que padecía, comenta su amigo cercano y biógrafo Eduardo de la Vega Alfaro, quien publicó el libro Conversaciones con Gabriel Retes, en 2012.

“De pronto dejamos de comunicarnos y entendí que era porque ya no tenía ganas de responder, de hablar, quizá no solamente ganas, sino posibilidad. Ya no tenía posibilidad; entonces, hasta donde yo sé murió de eso”, platica De la Vega Alfaro.

Retes se mantuvo vigente hasta su muerte en el rubro fílmico, el 13 de marzo pasado presentó en la Cineteca Nacional, a puerta cerrada entre amigos y colegas, su última película, Identidad tomada, la que todavía no tiene fecha de estreno oficial, el director ya se encontraba convaleciente en silla de ruedas.

El género Gabriel Retes

Proveniente de una familia con sangre artística, Retes tomó a la comedia como un refugio para expresar su inconformidad política en México. Mostró la desigualdad social e hizo latente el reflejo de las costumbres nacionales; ante esa situación, De la Vega Alfaro considera que el cineasta trascendió más allá de los géneros que abarcó.

“Al momento que todas sus películas, como Woody Allen u otros autores como Buster Keaton, ya tienen un sello total de identidad, desde la primera hasta la última toma y desbordan los géneros, estos son como un punto de partida en todo caso, pero ya no para llegar, la llegada es él como creador, él es el resultado al final”, explica el doctor en Historia del Cine por la Universidad Autónoma de Madrid.

El mismo Retes le manifestó en una ocasión a su amigo que sentía que ya era en sí mismo un género personal, más allá del cine de autor,  lo que les llevaba a conversaciones de amplio aliento.

“Los nuevos aspirantes a ser cineastas en este país tienen en Gabriel un modelo de cómo hacer cine a pesar de no tener grandes apoyos, una gran producción, pero sí el espíritu de decir algo a través de la pantalla. Él es un ejemplo, un maestro, digamos, para las nuevas generaciones”, puntualiza.

Quijote, proyecto incompleto

Desde hace más de 15 años, Retes tenía en mente un proyecto titánico que lamentablemente nunca llevó a cabo, el filmar su propia versión de Don Quijote de la Mancha, la cual iba a ser una adaptación moderna y se rumoraba que hasta en motocicleta andaría el protagonista en lugar de a caballo.

“Tenía muchos proyectos en mente, quería hacer una versión del Quijote, una versión muy personal de Don Quijote, obviamente con él mismo que por lo flaco quedaba perfecto, Don Quijote ya viejo y demás”, afirma De la Vega Alfaro.

También puedes leer: Cine nacional en la incertidumbre


Notas relacionadas

Jun 30, 2020
Lectura 2 min

Jun 22, 2020
Lectura 2 min

Jun 15, 2020
Lectura 2 min

Comentarios