El fumar en terrazas y espacios abiertos los hace “inseguros” pues el riesgo de contagio de COVID-19, o incluso de otras enfermedades asociadas al tabaco que tienen los fumadores pasivos, advirtió la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

De acuerdo con la asociación, el contagio de COVID-19 se produce por aerosoles al respirar y esto es mayor al realizar actividades como fumar o vapear.

“En espacios de fumadores o vapeadores los coronavirus con diámetros de 0.1 micras pueden unirse a partículas del humo del tabaco más grandes pudiendo estos aerosoles cargados de partículas víricas alcanzar distancias de 8 metros”, indicaron.

“Por tanto el humo exhalado del tabaco convencional y de dispositivos electrónicos representan un excelente vehículo para la transmisión de las partículas del virus entre personas”, añadieron.

Además, la SEPAR remitió al Ministerio de Sanidad de España cinco medidas irrenunciables que deberían incluirse en la reforma de la Ley Antitabaco vigente, ya que afirman que debe aprobarse de manera circunstancial para evitar contagios de COVID-19, sino también para evitar contagios de otras infecciones respiratorias.

La SEPAR advirtió que existe evidencia científica sólida que demuestra una asociación peligrosa entre COVID-19 y tabaco. La exposición a los tóxicos del tabaco se relaciona con presentaciones más graves y con un peor desenlace de esta enfermedad.

La presencia de una historia de tabaquismo aumenta en un 79 por ciento más posibilidades de necesitar un ingreso en Unidades de Cuidados Intensivos UCI o de morirse y en un 96 por ciento de desarrollar COVID-19 grave.

Puedes leer: Se registran 51 mil 368 casos de COVID; continúan cifras altas de contagios