Uno de los papeles más recordados de la actriz Dakota Johnson es sin duda el de Anastasia en las cintas de ‘Cincuenta sombras de Grey’, las cuales revolucionaron el cine; no obstante, el trabajo que hay detrás no fue sencillo.

De esta forma, en una entrevista para la revista ‘Vanity Fair’, la actriz habló sobre su agridulce experiencia al filmar la trilogía, ya que aseguró que fue una “locura” debido al caos y falta de acuerdos con E.L. James, la escritora de las novelas en las que se basan las películas.

Lo anterior, debido a que la autora habría tenido demasiado control creativo sobre la película, lo cual complicó aún más el rodaje, pues había partes de los libros que no funcionaban al pasarlas a la pantalla.

“Tenía mucho control creativo, durante todo el día, durante todos los días, y exigía que se hicieran ciertas cosas. Había partes de los libros que simplemente no funcionaban en una película, como el monólogo interior, que a veces era increíblemente cursi. No funcionaba si se decía en voz alta”, comentó.

Conoce más: Dakota Johnson está cerca de ser ‘Madame Web’ en spinoff de Spider-Man planeado por Sony

Del mismo modo compartió que antes de que Jamie Dornan fuera considerado para hacer el papel de Grey, Charlie Hunnam se encargaría de hacer el protagónico; no obstante, canceló debido a su apretada agenda, lo cual molestó a la autora.

Esto se tradujo en un nuevo guion, cambiando completamente el que ya se tenía, esto únicamente provocó que la filmación de ‘Cincuenta sombras de Grey’ se volviera caótica.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Vanity Fair (@vanityfair)

“Hacíamos las tomas que Erika quería hacer, y luego hacíamos las tomas de la película que queríamos hacer. La noche anterior, reescribía las escenas con el diálogo pasado para poder añadir una línea aquí y otra allá. Era un caos”.

Por este motivo, Dakota Johnson comentó: “yo firmé para hacer una versión muy diferente de la película que terminamos haciendo”; a pesar de ello, indicó que no se arrepiente de haberlo hecho.

“No, no creo que sea una cuestión de arrepentimiento. Si hubiera sabido… Si hubiera sabido en ese momento que iba a ser así, no creo que nadie lo hubiera hecho. Habría sido como: ‘Oh, esto es una experiencia psicótica’. Pero no, no me arrepiento. Fue genial para nuestras carreras. Algo increíble. Algo afortunado”.