A finales de noviembre de 2020, la cantante chilena Mon Laferte compartió en sus redes sociales que participaría en un concierto para recaudar víveres y medicinas en apoyo a la organización Okupa Bloque Negro, uno de los grupos feministas que tomaron las instalaciones del Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la Ciudad de México; sin embargo, días después canceló su participación pues la acusaron de promover la transfobia.

Fue a través de la red social Instagram que la compositora explicó lo que motivó su decisión.

En un principio, la artista mencionó que aceptó una invitación para hacer un pequeño concierto y recaudar ayuda (alimentos, medicina y ropa principalmente) junto con la organización Okupa Bloque Negro.

“Aquí hay madres buscando justicia y mujeres que vienen de otras ciudades huyendo de sus agresores y colectivas feministas”, indicó Mon Laferte en su publicación.

Como señaló la cantante en redes, Okupa apoya a mujeres que huyen de entornos de violencia de género en busca de un refugio y asesoría.

Pero todo cambió cuando dio a conocer su presentación en sus redes sociales y comenzaron a acusarla de transfobia.

“Compartí el evento en mis redes y a los minutos de esto comencé a recibir mensajes en donde se me acusaba de posible transfobia por apoyar al bloke, sin entender los motivos de esta acusación me pareció necesario investigar”, explicó.

Mon Laferte se comunicó con Erika, vocera de la Okupa y madre buscando justicia, para preguntarle qué era lo que estaba pasando en torno a los comentarios donde la acusaban de ser transfóbica: “Erika me dijo que ‘aquí el único enemigo es el patriarcado’”, señaló Mon.

Lee: Por tuit, acusan de transfobia a la escritora J. K. Rowling

“Después de la llamada, de leer en redes y de varias horas de pensar llegué a la conclusión de que cada quién sabe en su corazón cuáles son sus sentimientos e ideas y que es importante respetar y tener empatía, bajo este pensamiento quiero comunicarles que he decidido no participar en el concierto…”, anunció.

Y finalizó afirmando que no quiere más odio y seguirá apoyando a los colectivos feministas, trans y LGBTTTIQ+

“El feminismo solo es para mujeres que nacieron siendo mujeres”, es uno de los comentarios que realizó la organización por el que se les acusa de transfobia.

¿Qué es la transfobia?

El término “transfobia” hace referencia al odio o aversión profunda hacia las personas que, de diversa manera, ejercen una identidad de género diferente a la asignada socialmente.

La palabra ‘trans’ ha comenzado a usarse como término genérico que sirve para referirse a las diversas formas que puede tomar la experiencia, expresión y/o identidad de género de las persona.


El término trans se utiliza para describir a aquellas personas que se identifican con un género diferente al género que les asignaron al nacer

La transfobia es un concepto que hace referencia a las actitudes y acciones a través de las cuales se expresa odio, intolerancia o menosprecio hacia las personas transgénero.

La transfobia abarca el odio, el rechazo, la violencia, la discriminación en cualquiera de sus formas, el aislamiento, la incomprensión y todo el abanico de conductas negativas a las que se tienen que enfrentarse las personas trans por parte de su entorno.

La transfobia discrimina. Como cualquier tipo de discriminación o abuso hacia una persona, deja secuelas tanto psicológicas como físicas. Estar sometido a este tipo de discriminación puede afectar de forma directa al estado de ánimo de la persona, a su autoestima, su salud, etc.

El movimiento TERF

En diciembre de 2019, J.k Rowling, autora de la popular saga Harry Potter, también fue acusada de transfobia por internautas después de publicar un polémico tuit.

La escritora publicó un mensaje en apoyo a Maya Forstater, un caso reciente de transfobia en Reino Unido.

La autora estaba haciendo referencia al caso de Maya Forstater, una investigadora fiscal, emprendió una batalla legal después de que no le renovaran el contrato en la empresa para la que trabajaba a causa de un comentario tránsfobo en su perfil de Twitter. Forstater hablaba en ese tuit acerca de la “verdad” de que “los hombres no pueden convertirse en mujeres”. Finalmente, un juez determinó que su opinión “absolutista” no era “merecedora de respeto en una sociedad democrática” y que “podía violar la dignidad de otros”.

“Vístete como quieras, llámate como quieras. Acuéstate con cualquier adulto de forma consentida. Vive tu vida lo mejor posible en paz y a salvo ¿Pero obligar a las mujeres a dejar su trabajo por afirmar que el sexo es real?, escribió.

Personas de la comunidad LGBTTTIQ acusaron actitudes de odio a la transexualidad por parte de la famosa autora.

La autora lleva varios años envuelta en sospechas de transfobia, pero no ha sido hasta este momento cuando se ha descubierto por completo al emitir en su propio perfil de Twitter su opinión directa sobre las personas trans.

El comentario se viralizó en seguida y recibió decenas de miles de respuestas, tanto a favor como en contra

Por todo ello, se considera que Rowling pertenece al movimiento TERF, de las siglas en inglés Trans Exclusionary Radical Feminist. Es decir, feministas radicales transexcluyentes. Entre las ideas de estas activistas están defender que las mujeres trans son hombres “disfrazados” y que la Teoría Queer es un ataque contra los derechos de las mujeres.

Te recomendamos: La lucha contra la transfobia

El término TERF, según algunos medios y artículos especializados, apuntan como su creadora a Viv Smythe, una activista que se identifica como mujer cisgénero y heterosexual y que escribió el acrónimo en su blog en 2008.

De acuerdo con Jennifer Saul, profesora de las universidades de Sheffield (Reino Unido),TERF es “un término para describir una cohorte de feministas que se identifican como radicales y que no están dispuestas a reconocer a las mujeres trans como hermanas, a diferencia de quienes sí lo hacemos”.

Básicamente TERF es una agrupación dentro del feminismo -al menos así se denomina- que lucha por la igualdad con otro tipo de perspectiva. Ya que los TERF tienden a excluir, específicamente, a las personas transexuales que nacieron con cuerpo masculino pero que se identifican como mujeres.

Este feminismo se caracteriza por rechazar a las personas trans y por buscar la exclusión de mujeres trans de espacios feministas y, en otros momentos de la historia, dichas feministas han demandado a los gobiernos, como en Estados Unidos, que se retire la atención médica y legal a las personas trans.

Rowling demostró estar de acuerdo con estas ideas también al seguir a conocidas TERF en Twitter, como Magdalen Berns y Julie Bindel.

Desde el punto de vista del TERF sólo una mujer que haya nacido biológicamente con genitales femeninos sufre los estragos del patriarcado y merece la liberación.

Estas afirmaciones dejan fuera a las mujeres transgéneros y transexuales, por lo que se consideran discriminatorias.