Los estudios en torno al COVID-19 no paran y la Universidad de Oxford constantemente está desarrollando investigaciones que arrojen luz en medio de la oscuridad sobre el nuevo virus, como lo son los resultados acerca del análisis de los pulmones.

Y es que entre los nuevos hallazgos acerca del coronavirus, la Universidad de Oxford encontró que los pulmones de los pacientes graves de COVID-19 pueden tardar hasta tres meses en recuperarse totalmente.

De hecho, el estudio demostró que también se pueden encontrar anomalías pulmonares hasta después de tres meses de la infección, lo que ya está comprobando ciertas teorías que se tienen acerca del impacto del virus.

La investigación se aplicó en 10 pacientes con una técnica de escaneo novedosa para identificar daños no detectados por exámenes convencionales, informó la cadena británica BBC.

A través de gas xenón se pudieron obtener imágenes del daño pulmonar durante las resonancias magnéticas.

Los investigadores explicaron que una prueba que pueda detectar daños a largo plazo, marcaría una gran diferencia para los pacientes con COVID-19.

Por medio de esta técnica, los pacientes inhalan el gas durante una exploración por imágenes de resonancia magnética. El profesor Fergus Gleeson, que dirigió la investigación, probó la técnica de escaneo en 10 pacientes de entre 19 y 69 años.

Ocho de ellos presentaban disnea y cansancio persistentes tres meses después de enfermarse de coronavirus, a pesar de que ninguno había sido ingresado en cuidados intensivos o requirió ventilación, y las exploraciones convencionales no habían encontrado problemas en sus pulmones.

Sin embargo, los nuevos escáneres mostraron signos de daño pulmonar, al resaltar áreas donde el oxígeno no fluye fácilmente hacia la sangre, en los ocho que informaron falta de aire.

Lee: Bolsonaro dice tener infección en los pulmones tras sufrir Covid-19