Elon Musk y SpaceX no son los únicos que están buscando llegar a Marte, pues hay dos empresas más que planean arribar al planeta rojo incluso antes de que lo haga el multimillonario, quien prevé la llegada de su tripulación en 2029.

Se trata de Relativity Space e Impulse Space, ubicadas en California, quienes este martes dieron a conocer que trabajarán conjuntamente para llegar a la superficie de Marte en menos de tres años.

Y aunque Relativity Space no ha lanzado un solo cohete e Impulse Space nunca ha probado uno de sus propulsores en el espacio, no son empresas nuevas y en su equipo cuentan con personajes reconocidos.

Por su parte, Relativity fue fundada en el 2015 y a lo largo del tiempo ha recaudado más de mil millones de dólares, además han estado inmersos en la creación de su cohete Terran R totalmente reutilizable; de acuerdo con su comunicado.

Relativity busca utilizar inteligencia artificial y robótica autónoma; además, planean que su cohete, Terran R, el cual está hecho totalmente con una impresora 3D, sea más poderoso que el Falcon 9 de SpaceX, la compañía de Musk.

Te puede interesar: Cápsula Dragon de SpaceX entrega alimentos y material científico a la Estación Espacial Internacional

Mientras que Impulse Space tiene tan solo un año de vida; sin embargo, su fundador tiene una larga experiencia, ya que se trata de Tom Mueller, el primer empleado contratado en SpaceX.

Mueller fue líder del departamento de propulsión de la compañía de Musk, así el portal Ars Technica recuerda que los cohetes Falcon 9, Falcon Heavy y Dragon, de SpaceX, son impulsados con motores fabricados por él.

Impulse contribuirá con su Mars Cruise Vehicle y su Mars Lander, cruceros que serán impulsados por el Terran R de Relativity. El lanzamiento está planeado para el 2024 desde Cabo Cañaveral en Florida.

Al llegar a Marte, un módulo de aterrizaje se separará de la nave y se posará sobre la superficie del planeta con ayuda de sus cuatro propulsores. Con esta exploración buscan apoyar a la investigación y desarrollo “multiplanetario de la humanidad”.

“Uno de los aspectos más desafiantes del aterrizaje es la ‘etapa de planeo’, que involucra una capa aerodinámica para encapsular el módulo de aterrizaje para sobrevivir a la entrada a Marte. Estoy seguro de que esta misión histórica será solo una de muchas por venir”, comentó Tom Mueller.

De esta forma, para lograr seguir trabajando en la exploración planetaria las dos compañías firmaron un acuerdo exclusivo hasta 2029, con lo cual continuarán juntas en este proyecto y otras misiones potenciales.

Si consiguen llegar a Marte antes que Elon Musk, se convertirán en la primera misión comercial en aterrizar en el planeta rojo. “Este es un hito importante tanto para Impulse como para Relativity, así como para toda la industria espacial”, dijo Mueller.

“Con las capacidades de entrega de Terran R junto con el transporte en el espacio de Impulse, estamos acercando a la humanidad un paso más para hacer realidad Marte”, comentó Tim Ellis, cofundador y director ejecutivo de Relativity.