Netflix se encuentra en el centro de la polémica una vez más luego del lanzamiento de un especial de comedia titulado The Closer de Dave Chappelle el pasado 5 de octubre. Y es que el comediante ha sido acusado de emitir “bromas” acerca de la comunidad LGBT+, especialmente contra la comunidad trans.

Y es que el comediante lanzó desafortunados comentarios en los que compara los genitales de una mujer trans con una marca de productos veganos, además de defender a J.K. Rowling y de burlarse de los hombres gays.

Te recomendamos: ¡Está de regreso! Adele estrena video de su nueva canción “Easy on me” tras años de ausencia

Ante tal situación, diversos grupos, asociaciones y trabajadores de Netflix han solicitado la retirada de la plataforma del especial; sin embargo, Ted Sarandos, CEO de Netflix, defiende la “libertad artística” de Chappelle y no tiene ninguna intención de quitarlo del catálogo.

“Pueden pedirnos que retiremos el programa, pero no lo vamos a hacer. Chappelle es uno de los cómicos más populares de la actualidad y tenemos un contrato de larga duración con él. Su último especial, Sticks & Stones, también polémico, es uno de los más vistos. Al igual que con otros talentos, trabajamos para proteger su libertad creativa, aunque eso significa que haya contenido en Netflix que algunas personas consideran dañino, como 365 días o Por trece razones”, señaló el empresario.

La respuesta de Sarandos hizo que la polémica aumentara a tal punto que los empleados trans de Netflix, así como otros compañeros que les apoyan, convocaron a una protesta el próximo 20 de octubre en un intento por presionar a la compañía para tomar consciencia del daño que provoca darle espacio a ese tipo de “humor”.

Por su parte, el CEO de Netflix afirma que este tipo de especiales de comedia, como el de Dave Chappelle, no impacta en el mundo real.

“Aunque nuestros empleados no están de acuerdo, tenemos la fuerte creencia de que el contenido en pantalla no se traslada directamente a daño en el mundo real”, dijo el CEO a Variety.

En cuanto al “comediante”, en los últimos años ha centrado su carrera en la polémica al burlarse de grupos minoritarios, tales como las víctimas de abuso, y esta vez de la comunidad LGBT+, y a pesar de los numerosos intentos en redes sociales por “cancelarlo” sigue siendo sumamente popular en Estados Unidos.