Si bien las plataformas que se utilizaron durante el confinamiento para trabajar o estudiar, y el uso las aplicaciones y redes sociales ayudaron a mantener un bienestar en la población, el psicólogo y académico de la UVM Campus Puebla Omar García Jane afirma que es momento de establecer límites y ser más cuidadosos con la información que se expone para mantener la salud mental y la integridad personal.

García Jane señala que entre los principales problemas en salud mental a los que se ha enfrentado la sociedad durante la contingencia sanitaria es, por un lado, el incremento del agotamiento laboral o Síndrome de Burnout, como consecuencia de horarios ampliados y carga laboral asociados por el home office o trabajo remoto.

Mientras que, en las relaciones sociales la vulnerabilidad de la privacidad, debido al exceso de información que se expone a través de redes sociales y por la geolocalización y la disponibilidad digital permanente debido a la falta de límites y acuerdos.

“Al recibir alertas a través de distintas aplicaciones durante todo el día e incluso durante gran parte de la noche ha provocado que los individuos generen estrés, incremente el desgaste tanto físico como emocional y que disminuya la productividad laboral”, expone.

El psicólogo enfatiza que esta fatiga ha llevado a situaciones como depresión, suicidio y abandono de labores, en donde entre los factores que se han observado es la transgresión de los límites en los horarios.

En México se emitió la Norma 035 para prevenir el Síndrome de Burnout, la cual establece que las empresas deben generar acciones para prevenir el desgaste ocupacional; sin embargo, es deber de cada trabajador establecer acuerdos, prioridades y límites para hacer valer este derecho.

Límites en la esfera social

Respecto a la esfera social, advierte que es importante entender que el exceso de información puede provocar algún tipo de violencia digital y poner en riesgo la integridad, tanto de sí mismo, como la de sus seres queridos.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2020, en México, 75 por ciento de la población de 12 años y más utilizó Internet en cualquier dispositivo, entre julio y noviembre de 2020, en el cual 21 por ciento de los participantes declaró haber vivido alguna situación de acoso cibernético, siendo los adolescentes y jóvenes los más expuestos.

La pandemia no detonó esta serie de problemas, pero sí las intensificó, es decir, aquellas personas que mantenían acciones conflictivas en interacciones tanto familiares, afectivas o laborales, durante el encierro se pudieron haber potenciado esos problemas intrapersonales, mientras que aquellas situaciones depresivas se intensificaron”, añade Omar García.

Ante el uso prolongado y permanente de la comunicación y el uso de plataformas digitales, es necesario revalorar y priorizar el tiempo, la disponibilidad para cada asunto en la vida de las personas y tener claro que es necesario encontrar un balance entre la vida laboral y personal.

“Los límites son esenciales en cualquier vínculo social, ya sea laboral, social o de pareja. Considerando que todo exceso es negativo, es sano hacer una pausa para generar acuerdos en donde se declare qué es lo que se espera, qué es adecuado y qué no, lo cual le permite al individuo tranquilidad y evita el estrés, cuando no tienes claro estos límites siempre se pueden generar conflictos”, puntualiza.

También puedes leer: Redes sociales: ‘La época del maquillaje digital’