La vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 tuvo un error de fabricación que ya está generando dudas acerca de sus resultados luego que también la Universidad de Oxford reconoció dicha falla de manufactura.

Y es que la vacuna experimental contra el COVID-19, que es la que se envasará en México, tuvo un error a tan sólo unos días después que las autoridades declararon que era altamente efectiva.

La declaración se dio en conjunto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que omitieron por qué algunos participantes del estudio no recibieron la dosis de la vacuna completa en la primera de las dos inyecciones que se les aplicaron.

Sorprendentemente, el grupo de voluntarios que recibió una dosis más baja parecía estar mucho mejor protegido que los voluntarios que recibieron dos dosis completas.

En el grupo de dosis baja, dijo AstraZeneca, la vacuna pareció tener un 90 por ciento de efectividad. En el grupo que recibió dos dosis completas, la vacuna pareció tener un 62 por ciento de efectividad.

Combinados, los fabricantes de medicamentos dijeron que la vacuna parecía tener un 70 por ciento de efectividad. Pero la forma en que la empresa y la universidad llegaron a los resultados y los informaron ha dado lugar a preguntas puntuales de los expertos.

Los resultados parciales anunciados el lunes provienen de grandes estudios en curso en el Reino Unido y Brasil diseñados para determinar la dosis óptima de vacuna, así como examinar la seguridad y la eficacia.

Se probaron múltiples combinaciones y dosis en los voluntarios. Fueron comparados con otros que recibieron una vacuna contra la meningitis o una inyección de solución salina.

Te puede interesar: Turquía presenta ERUCOV-VAC, su vacuna contra COVID-19