La Bella y la Bestia, Los Power Rangers, Guardianes de la Bahía, La Momia, Jumanji, Eso… ¿Acaso el mundo regresó a la década de los 90 sin que la gente se diera cuenta? No, se trata de la era del remake, la cual se ha apoderado de Hollywood y se aprovecha de la nostalgia de los espectadores.

Remake, refrito, adaptación, remedo, nueva versión… no importa el nombre, sino el contenido. Se trata de películas que nacen a partir de una cinta o un programa de televisión publicados años atrás, de los cuales toman la idea principal e intenta adaptarla al contexto actual.

Esta clase de películas corren el riesgo de caer de bruces, sobre todo cuando intentan readaptar producciones clásicas, tal es el caso de las nueva versiones de los Cazafantasmas y Ben-Hur, estrenadas el año pasado, la cuales vivieron un rotundo fracaso en taquilla.

Este año, la suerte ha sido distinta para las adaptaciones, simplemente, la versión Live Action de La Bella y la Bestia, cuya historia consagró Disney en 1991, ha recaudado más de mil 257 millones de dólares, lo que la coloca como la cinta que más dinero se ha embolsado durante 2017.

Incluso, el criticado regreso de la franquicia de La Momia, con Tom Cruise al frente, ha logrado recaudar más de 346 millones de dólares, mientras que su costo de realización fue de 125 millones, es decir, que las malas críticas que recibió no lograron frenarla.

Baywatch: Guardianes de la bahía, otras de las cintas remake que han recibido críticas negativas, aún no termina de estrenarse en todo el mundo y ya ha logrado recaudar, de la mano de ‘The Rock’, más de 120 millones de dólares, poco menos del doble de su presupuesto, es decir, 69 millones.

Pero la verdadera polémica sobre la era del remake se destapó este jueves, cuando Sony Pictures liberó el tráiler de Jumanji, el remedo de la película clásica de 1995 protagonizada por el carismático Robin Williams, pues la nueva versión dista mucho de la original. 

La cinta se estrena en diciembre próximo, sin embargo, tiene una pesada carga sobre de ella, la cual la nostalgia y la presencia del considerado el actor mejor pagado del mundo, ‘The Rock’, intentarán superar, por lo menos las primeras imágenes ya han molestado a muchos fans.

¿Pero por qué Hollywood no deja de reversionar viejos contenidos audiovisuales?

Primero, el proceso productivo es más sencillo, es mucho más fácil partir de un proyecto exitoso, que comenzar de ceros.

Segundo, son productos con altas probabilidades de éxito, pues por una parte apelan y lucran con los recuerdos del público y por el otro se ganan a nuevos espectadores.

Tercero, más del 40 por ciento de la población mundial tiene entre 25 y 54 años, es decir, son un blanco perfecto para el tren de la nostalgia, se trata de personas que en los 90 vieron correr a Pamela Anderson en cámara lenta, tuvieron pesadillas con el payaso de Eso, o sufrieron al máximo con el último lanzamiento de dados de Jumanji.

Cuarto, una importante parte de Hollywood ve al cine única y exclusivamente como un negocia, o sea que mientras los billetes sigan llegando a las cuentas, algunos ejecutivos no tienen problema con alterar, casi en su totalidad, la idea original de una película.

Para final de año, se aproxima quizá la prueba de fuego para el tren de la nostalgia y el remake, la nueva versión de Eso, ha generado importante expectativa entre los fans de la miniserie de 1990 y los actuales amantes del cine de terror.