Fue el 27 de septiembre de 1821 cuando el Ejército Trigarante entró de manera triunfal al centro de la Ciudad de México para dar por terminado el movimiento insurgente y declarar a México independiente.

Mientras que por los 200 años del inicio del movimiento se realizaron varios y enormes festejos a lo largo y ancho de México, aún se ignora si por los 200 años del México independiente se realizarán ceremonias.

En 2010, durante el periodo en el que gobernaba Felipe Calderón, se realizaron una serie de festejos, entre ellos la construcción de la llamada “Estela de Luz”, para conmemorar los 200 años del inicio del movimiento que volvió a México independiente.

A un año de cumplirse los 200 años de la consumación, rememoramos cómo fue el proceso.

Abrazo de Acatempan y entrada del Ejército Trigarante a la CDMX, momentos decisivos para México

La consumación de la independencia se basó en una serie de factores, entre ellos, que dos de los más acérrimos enemigos decidieran darse un abrazo.

LEER: LA ‘GÜERA RODRÍGUEZ, MECENAS E IMPULSORA DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

El gobierno virreinal envió a Agustín de Iturbide, coronel criollo, a combatir a las fuerzas insurgente De Vicente Guerrero en el sur de la nueva España.

Sin embargo, tras pensarlo y dándose cuenta de la imposibilidad de vencer a Guerrero en su propio territorio, Iturbide pensó en conciliar y evitar mantener para España un reinado al otro lado del mar.

Después de mantener comunicaciones con Guerrero, Iturbide se reunió con él en Acatempan, hoy estado de Guerrero, en donde ambos se pusieron de acuerdo para consumar la independencia, se dieron el famoso abrazo y proclamaron el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821.

El Plan de Iguala proponía independencia inmediata, un monarquismo a favor de Fernando VII y tres garantías: Religión, Unión e Independencia, sobre las que se fundaba el nuevo país. 

También se formó al Ejército Trigarante, defensor de las tres garantías establecidas en el Plan de Iguala, compuesto con fuerzas insurgentes de Guerrero y las tropas realistas de Iturbide.

Meses más tarde, Iturbide se reunió con el que sería el último virrey de la Nueva España, don Juan de Odonojú, con el que firmó el Tratado de Córdoba, el 24 de agosto de 1821.

El Tratado de Córdoba reconocía el fin de la dominación de España y establecía, como forma de gobierno, la monarquía constitucional.

El 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante entró triunfal a la Ciudad de México, para establecer el fin del domino español y la nueva era del México independiente.