La remera paralímpica Angela Madsen, fue hallada muerta en el Pacífico, aún atada a su barco.

Madsen salió en abril pasado de Los Ángeles, California, para llegar a Honolulu, Hawai, quería ser la mujer de mayor edad en atravesar el océano Pacífico en soledad.

Tres días antes de hallarla aún atada al barco, el entorno de control de la mujer no sabía nada acerca de ella.

Madsen, que participó en tres Juegos Paralímpicos,  cumplió 60 años de edad durante su travesía, el 10 de mayo pasado.

El domingo 21 de junio se registraron las últimas noticias de Madsen, que además grababa un documental acerca de su tránsito por el Pacífico, que duraría aproximadamente cuatro meses.

En su cuenta de Twitter, la deportista compartía su ubicación vía satelital, recolectada a través de una aplicación.

“Mañana es día para nadar. Tengo que volver a encadenar mi brida de ancla de proa en caso de que haya una gran tormenta. Se desató hace algún tiempo. He estado usando la popa”, escribió por última vez el domingo.


Un carguero alemán, llamado ‘Polinesia’, y un helicóptero de la Guardia Costera de Estados Unidos, comenzaron la búsqueda de Angela.

Al hallar su barco, lo encontraron volteado, y a la deportista muerta. Según la Guardia Costera llevaba muerta algunas horas.

TE SUGERIMOS: LA TRAGEDIA DE LEN BIAS: UNA ESTRELLA UNIVERSITARIA QUE PUDO DESBANCAR A JORDAN

La esposa de Angela, Debra, mencionó en redes “cuando revisé su correo electrónico no había devuelto ningún mensaje. Por el rastreo por satélite no parecía que estuviera remando el barco, estaba a la deriva. Estaba muy lejos de tierra y la comunicación era complicada. Tenía esperanza, pero ya sentía una sensación de pesadez en el pecho”.

Desde su partida, Madsen había recorrido 2 mil kilómetros, equivalentes a la mitad del camino trazado. Durante este camino mantenía comunicación constante con su esposa y con los productores del documental.