Uno de los trastornos de la personalidad, denominado narcisista, tiene s origen en la leyenda del semidiós griego Narciso, quien embelesado con su reflejo terminó por ahogarse en un río.

La personas que padecen esta enfermedad se caracterizan por, entre otras cosas, tener un sentido desproporcionado de su propia importancia .

También tienen una necesidad poco aterrizado de atención o admiración de los demás, por lo que sus relaciones personales tienden a ser conflictivas.

Otro de los rasgos que acompañan a este trastorno es la falta de empatía por los demás, sus pensamientos y sentimientos.

Sin embargo, esa supuesta seguridad que los acompaña esconde en su interior una autoestima frágil, la cual puede verse afectada ante críticas constructivas.

En el mito por el que se acuñó el término para determinar este padecimiento, se menciona que Narciso despertaba el interés, debido a su belleza, de hombres y mujeres por igual.

La atención recibida hizo crecer su arrogancia, lo que le hizo rechazar a la ninfa Eco, condenada a repetir el final de todas las frases que las personas pronunciaban.

Sin embargo, tras encontrarse con su reflejo y quedar fascinado, Narciso vivió la peor frustración de su vida al darse cuenta que entre más trataba de alcanzar el reflejo, más se alejaba de su hermosa efigie.

Tras quedar enamorado de su propio reflejo, el semidiós dejó de comer, de dormir y de relacionarse con otras personas.

Después de intentar alcanzar su imagen, Narciso murió ahogado y en el lugar donde se apostó para mirarse salió una flor amarilla que se mantiene a la orilla de los ríos, buscando un reflejo que no está.

TE SUGERIMOS: REDES SOCIALES PUEDEN EXACERBAR TRASTORNOS MENTALES DESDE LOS 14 AÑOS

Según investigadores, este trastorno se presenta mayormente en hombres que en mujeres y comienza a manifestarse en la adolescencia, aunque también aparece a menudo en la adultez temprana.

Pese a los años de investigación clínica en torno a este padecimiento aún se desconoce su origen, aunque se sabe que el factor genético y ambiental influyen en su manifestación.

Otros síntomas que caracterizan al trastorno narcisista de la personalidad incluyen:

-Prepotencia exagerada, acompañada de un sentido de ser más importante que los demás

-La necesidad de admiración excesiva y constante, espera que los demás reconozcan su superioridad

-Exageración de logros y talentos propios, cree que posee características que no corresponden con la realidad

-Tomar control de las conversaciones

-Menosprecio a quienes considera inferiores

-Falta de empatía o voluntad para reconocer las necesidades de los demás

-Sentimientos de envidia hacia los méritos ajenos

-Comportamiento arrogante, pretencioso y soberbio

Personas que padecen este trastorno les es difícil identificarlo, aunque su entorno se los diga, por lo que sólo buscan ayuda profesional cuando se encuentran deprimidos, incurren en el abuso de fármacos o presentan conductas suicidas.

El tratamiento recomendado para estas personas es acercarse a un profesional de la salud mental, psicólogo, quien a su vez lo derivará con un psiquiatra según la gravedad del caso.