Después de varios años de compromiso, la princesa Mako de Japón se casó con su novio de la universidad, el plebeyo Kei Komuro, en una ceremonia discreta. 

El enlace matrimonial representa para Mako su salida definitiva de la familia real. 

Según un anuncio de la Agencia de la Casa Imperial, la pareja llegó hasta el registro civil de su localidad a las 10:00 horas de este martes para llevar a cabo su unión. 

Komuro, abogado de profesión, labora en un despacho de abogados en Nueva York, por lo que se prevé que la joven pareja se mude a la ciudad estadounidense. 

La pareja anunció su compromiso desde 2017, sin embargo, éste se atrasó debido a varias circunstancias, entre ellas, un escándalo de dinero protagonizado por la madre de Komuro. 

Te sugerimos: Fumio Kishida encabeza elecciones generales de Japón; estos son sus retos

La pareja tampoco contaba con la aprobación de la realeza y el público porque el casamiento significaría la salida de Mako de la familia real de Japón. 

Como un intento para acallar las voces que catalogaban a Komuro como “cazador de recompensas”, Mako rechazó un pago único de un millón de dólares del gobierno, al que tenía derecho como miembro saliente de la realeza. 

La joven sobrina del actual emperador, no se encuentra en la línea sucesoria, pues las mujeres son descartadas de ésta de acuerdo con la ley de sucesión imperante en Japón. 

De acuerdo con lo estipulado por la ley, las mujeres miembros de la casa real deben renunciar a sus títulos y abandonar el palacio si se casan con un plebeyo.

Aunque la pareja celebraría su enlace en 2018, éste no se llevó a cabo, de acuerdo con la versión oficial, la demora se debía a una falta de preparación del evento, sin embargo, otras voces clamaron que fue porque la madre de Komuro no pagó 36 mil dólares que debía a su exprometido. 

Ante estas afirmaciones, Komuro lanzó un comunicado este 2021, en el que explicaba que su madre creía que el dinero era un regalo y que él pagaría para resolver la disputa.

Debido a los retrasos y especulaciones alrededor de su unión con Komuro, Mako padece un complejo trastorno de estrés postraumático (TEPT).