En el estudio, el 30 por ciento de los perros se interpuso, por celos, entre su dueño y un perro de juguete

Todos hemos sentido celos alguna vez en la vida… incluso tu mascota. De acuerdo a una investigación publicada en PLoS ONE, los perros también sienten celos cuando son ignorados o cuando su dueño le presta más atención a otra persona (u otro perro).

De acuerdo a las investigadoras, que forman parte de la Universidad de California, en San Diego, este sentimiento en ellos está ligado a su instinto de supervivencia.

Este estudio fue realizado con una muestra de 36 perros de distintas razas, que jugaron con su dueño y tres objetos diferentes, con el fin de analizar y medir las reacciones de los animales.

Los perros solicitaban dos veces más (78 por ciento) a sus dueños cuando estos simulaban que jugaban con un perro de mentira, que cuando jugaban con una linterna que tenía forma de calabaza (le llamaban su atención un 42 por ciento), o cuando leía un libro musical en voz alta (22 por ciento).

No solo eso, el 30 por ciento de los perros intentó interponerse entre el dueño y el perro de mentira. Las expertas también aseguraron que los perros celosos se pusieron agresivos con el can de juguete cuando su dueño lo tenía.

La autora del estudio, Christine Harris, explicó que esta investigación “parece mostrar no solo que los perros tienen un comportamiento que podría hacer pensar en celos, sino también que intentaron quebrar la relación entre el dueño y el (falso) animal rival”. 

Y es que “parece que éstos (los perros) fueron motivados por la voluntad de proteger un vínculo social importante para ellos”, agregó Harris.

Marc Bekoff, profesor emérito de la Universidad de Colorado, enfatizó que este estudio es clave para entender las emociones de los animales a mayor profundidad.