Elena Poniatowska, periodista, activista y escritora reveló en 2019 una violación por parte del escritor Juan José Arreola, a quien conoció en 1954 cuando fue su alumna de un taller literario.

Tras más de 60 años de guardar silencio, y con el permiso de su hijo “Mane”, la escritora sacó a la luz este capítulo de su vida en El amante polaco, libro que se publicó en 2019 en México, pero que ahora al presentarlo en España narra que pudo, por fin, hablar de “un hueco” de su vida.

“¿Cómo iba a dejar yo este hueco sin explicar? Además, lo consulté con mi hijo, le llevé las hojas y me dijo que a él le parecía que estaba bien: era a quien tenía que consultar y con quien tenía una obligación moral”, explicó durante una conferencia de prensa.

La violación y el embarazo ocurrieron cuando Poniatowska tenía 22 años. Y aunque no recuerda por qué razón afirmó sentirse “culpable”, apunta a una “educación con los scouts” como principal motivo.

Lee también: Conoce el legado profesional de Elena Poniatowska, quien cumple 90 años

También dijo desconocer cuál fue la motivación que le llevó a hablar de esta violación tantos años después, ironizando con el hecho de que tiene “más tendencia a hablar mal” de ella misma que “de los demás”.

“Ha sido lo que más me costó escribir. No estaba segura y soy muy culpógena”, explicó.

Más allá de este capítulo, El amante polaco narra la historia de un antepasado, nacido 200 años antes que ella, y cierra cada capítulo con reflexiones sobre su vida. Traza el auge y caída del último rey de Polonia, Estanislao II Poniatowski.

“Al escribir este libro recordé a mi familia por qué creemos que somos importantes y qué diablos somos y lo que representamos”, explicó la autora de La noche de Tlatelolco.

Poniatowska explicó que para escribir esta novela leyó “todo” sobre Polonia y los Poniatowski: “fue un momento iluminador y de mucha alegría”, indicó. Además de opinar sobre la actual situación de Polonia y su cercanía con Rusia.

“Tanto para Ucrania como para la propia Polonia ha sido fatal su cercanía con Rusia, porque las acciones de este país son expansionistas: van comiendo la tierra y la vida de sus vecinos y se van imponiendo en todas partes”, lamentó.

Además calificó de “tirano” al presidente ruso Vladimir Putin, quien “no ha dado para nada el ejemplo de ser un hombre generoso o un hombre finalmente inteligente”, opinó.

A los 90 años, que cumplió el mes pasado, la Premio Cervantes 2014 se mantiene como periodista en activo y prepara su próxima novela.

“Estoy trabajando en una novela, tengo una fijación enorme en mi mamá, una mujer con un apellido bello, amor, y quisiera escribir sobre ella.

“Además, me siento entrevistadora porque toda mi vida he hecho entrevistas, me gusta muchísimo ir al otro y preguntar. Cuando intenté hacer editoriales, sacar de mi propio pecho alguna opinión política, me aburría, porque estaba pontificando y no era mi manera de ser”, concluyó.