¡Ay, caramba! ¿Quién no reconoce esta expresión? Una de las más emblemáticas de la serie animada Los Simpson que, a lo largo de 32 años y 32 temporadas, presume ser de las más longevas e influyentes en la historia del entretenimiento a nivel mundial, al grado de que otras producciones han pretendido emularla o replicarla.

Además, a lo largo de tres décadas, se ha ganado el cariño de sus audiencias al ser considerada como una de sus favoritas. No por nada, en 2017, se instituyó el 19 de abril como el Día Mundial de Los Simpson, fecha en que estos personajes amarillos aparecieron por primera vez en formato de cortos animados en el Show de Tracey Ullman.

24

premios Annie (A lo mejor de la animación) ha ganado la serie

Aparecieron en 1987, justo en un momento en que el mundo y la sociedad se preparaban para un vaivén radical de sucesos de gran impacto como la caída del Muro de Berlín, el fin de la Guerra Fría, hasta cambios de presidencia en Estados Unidos y México.

Muy pocas series de televisión pueden jactarse de permanecer al aire por tanto tiempo. Para María Cristina Rosas, profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, su éxito lo atribuye a varios factores, por ejemplo, en su momento fueron muy innovadores porque la cadena Fox optó por crear una serie en horario estelar dirigida a audiencias de 18 a 49 años, un segmento que, a finales de los años 80, estaba descuidado por la industria. Con esta intención dieron a Matt Groening y James Brooks algo inimaginable hoy: libertad creativa.


El talento creativo que hacen en la serie, su sarcasmo y humor cáustico para abordar temas que, quizá, si se hablaran en otros foros, serían insultantes y ofensivos, pero lo hacen de tal manera que es jocoso y divertido. Son un espejo de la sociedad y de lo incongruentes que a veces somos

María Cristina Rosas

Profesora de la UNAM

“Los Simpson fueron innovadores por el tipo de narrativa que emplean, basada en la sátira, nosotros la conocemos sobre todo en la literatura o en el teatro, que apunta a exaltar los defectos de las personas, pero presenta esto de manera tal que resulta cómico; incluso, las personas aludidas pueden resultar no ofendidas, les divierte esta suerte de mofas sobre los vicios y defectos humanos” argumenta Rosas.

Última propuesta de entretenimiento

Su narrativa incorporó temas que no eran abordados con tanta facilidad en la industria del entretenimiento, como la corrupción de las autoridades políticas y policiacas, las deficiencias del sistema educativo, la discriminación hacía la mujer, el homosexualismo y la vejez.

“Me atrevería a afirmar que Los Simpson son, quizá, la última propuesta de entretenimiento, porque después de eso se produjeron productos segmentados para distintos mercados, es la última oferta donde se aborda una complejidad de contenidos para diversas audiencias y ése es un factor que explicaría por qué tanta gente lo sigue viendo”, agrega la profesora de la UNAM.

Narce Ruiz, maestra en Artes y doctora en Industrias Culturales, recuerda que hay un estudio donde se establece que las temporadas 1 a la 8 conforman la “época dorada” de la serie, a partir de la 9 empezó a caer y ha tenido picos muy bajos desde la temporada 28 en adelante. Esto tiene que ver por la renuncia de los creativos que estaban detrás de Los Simpson. De la 10 a la 20 se realizaron diversas negociaciones y convenios con Fox para no cancelarla.

Ruiz atribuye su éxito a las primeras temporadas y en su carta de batalla que son los personajes tan icónicos. “A partir del milenio dejaron de ser tan incendiarios, pero ha habido una voluntad colectiva a través del cariño que se le profesa a la serie, los fans y allegados han hecho que siga vigente. También creo que es por la sencillez de la premisa: una familia americana, un papá vago y flojo; una hija genio; el típico niño problema; la niña pacífica que no crece y la mamá resignada a lidiar con toda su pandilla, seguro en cada familia hay alguno de los elementos de esta típica familia”, opina la experta.

La familia de Springfield conformada por Marge, Homero, Lisa, Bart y Maggie han cruzado varias generaciones: baby bommers, X, millenials y la Z, logrando lo que pocas series han alcanzado: la posibilidad de un diálogo intergeneracional.

Celebridades y estereotipos en Los Simpson

Para que una celebridad pueda ufanarse de ser tal, tiene que aparecer en Los Simpson, eso lo instituyó Michael Jackson, al ser el primer famoso en incursionar en la serie; de acuerdo con María Cristina, a él le fascinaba la caricatura y, por ello, escribió una canción para el episodio “Papá está loco” donde, además, prestó su voz al muchacho que está en un psiquiátrico.

A partir de este momento se empezó a estilar que las celebridades aparecieran en la serie animada, convirtiéndose en un desfile de figuras como Tony Blair, el futbolista Cristiano Ronaldo, cantantes como Britney Spears y Lady Gaga, así como el actor Arnold Schwarzenegger.

Además, las referencias que realizan Los Simpson en la cultura cinematográfica y a las series también se han convertido en parte de la esencia de la caricatura.

“Por ejemplo, cuando estuvo muy de moda Breaking Bad o Game Of Thrones, Los Simpson hicieron un homenaje con su intro. Han estado a la vanguardia de lo que sucede en la sociedad, en cintas clásicas como Los 400 golpes, del director francés François Truffaut, o Pulp Fiction, de Tarantino, hasta El Padrino, de Coppola. La serie es tan rica y grande que hay muchos mensajes que, quizá, las nuevas generaciones no ven completos, es mi sensación, se pierden algunas capas, esa es la magia de las primeras temporada”, relata Narce.

25

premios Emmy le pertenecen a Los Simpson

Un tema que ha resonado en la actualidad es sobre sus personajes estereotipados y su promoción del racismo. Para la profesora de la UNAM, el personaje procedente de la India, Apu, está creado a partir de todos los estereotipos que se tienen de ese país asiático, como ser un hombre que se casa y tiene ocho hijos (que remite a la sobrepoblación del país). También El Hombre Abejorro, basado en Roberto Gómez Bolaños y en su personaje de El Chapulín Colorado, que habla español y a quien le hacen bullying.

“Ahora las buenas conciencias están preocupadas por lo políticamente correcto, quizá mucha gente no entiende que Los Simpson reproducen a la familia nuclear estadounidense de los años 60 donde habían roles muy definidos y, en EU, hay estereotipos sobre minorías, eso es ofensivo para nosotros, pero es parte de cómo el país ve al mundo. La verdad es no entender cómo funciona la sociedad estadounidense, lo cierto es que son profundamente racistas e hipócritas y Los Simpson no pueden ser diferentes porque son un producto de Hollywood”, detalla María Cristina Rosas.


Los Simpson son ejemplo de que la versión doblada se superó, me atrevo a decir que es casi mejor que la original. En español todo da más risa porque había cierta libertad en los 90, no estaba tan vigilado y dio a estas traducciones como: ‘anda la osa’ o ‘¡ay, caramba!

Narce Ruiz

Maestra en Artes y Doctora en Industrias Culturales

¿La serie tendrá un final? Es la gran pregunta que sus seguidores se cuestionan, de acuerdo con María Cristina Rosas, cuando entrevistó al creador de la serie, Matt Groening, él ya estaba mentalizado que probablemente cuando muera, la serie iba a continuar.

Así, ambas especialistas opinan que al pertenecer ahora a Disney, los intereses comerciales y toda la memorabilia existente alrededor de la familia amarilla aseguran su continuación, quizá y con el mismo formato no puedan sobrevivir otras 32 temporadas, pero sí habrá más aventuras de esta familia, pues su materia prima, que es la sociedad, es tan vasta e infinita.

¿Pronostican el futuro?

María Cristina Rosas, profesora de la UNAM, entrevistó al guionista del episodio que trata sobre el 2000, donde Lisa es presidenta de EU y le dijo que ellos al guiarse por la sátira y el humor negro les parecía una estupidez que la gente pudiera votar por alguien como Trump, “se trata de un chiste que se cuenta solo”.

También puedes leer: Actor que interpretó a Apu en ‘Los Simpson’ pide perdón a comunidad india; “es ofensivo”