De pequeño quería ser un agente secreto y cumplir una misión cada día. Su mamá le decía: ¡Estás loco! Era un niño inquieto que se aburría fácilmente, por eso, para él, cambiar de casa más de 17 veces en su vida sólo fue parte de romper con la rutina.

Arturo J. Flores descubrió con emoción que ser periodista era su misión. Inició su carrera como reportero en el periódico Esto. Estudiaba el tercer semestre de periodismo en la UNAM cuando comenzó a escribir para diferentes medios de comunicación.

Ha escrito en “muchos universos”, como él lo describe: periodismo musical, guiones, novelas y cuentos. Hoy, es editor de la revista Playboy, escritor y un standupero que retrata la realidad a través del humor.

El stand up se convirtió en el escenario ideal para contar historias, donde la comedia, a través de la risa, genera empatía con aquellos que lo escuchan. “Es incurable, es crónica esta enfermedad de contar historias”, afirma.

Arturo considera que la pandemia permitió al periodismo rescatar la historia, no sólo con cifras sobre la cuarentena, el aislamiento, la muerte o negocios cerrados, sino de escribir sobre las personas, sus vivencias, sus temores.

“En este periodo de crisis es momento de encontrar ese algo que harías, aunque no te pagaran, pero obviamente cobrar y cobrar justo”, dice y te invita a soñar en grande, pues “si piensas que existen límites, automáticamente aparecerán”.