El planeta Tierra se encuentra bajo amenaza. Desde 1970, las poblaciones de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles han sufrido una disminución alarmante de, en promedio, un 68 por ciento. De acuerdo con estudios científicos, un millón de especies está condenada a extinguirse en cuestión de décadas por el desastre ecológico.

Esta situación pone en peligro a todos los habitantes de la Tierra, ya que la biodiversidad es fundamental para la vida, porque ofrece seguridad alimentaria y nutrición global, además de que ayuda a combatir las enfermedades.

“Sin biodiversidad no existe un futuro para la humanidad”, dice David Macdonald, profesor de Conservación de vida silvestre, en la Universidad de Oxford.

Ante este panorama, que durante muchos fue ignorado, parece que la sociedad está siendo consciente de la importancia de tomar acciones para evitar una catástrofe, por lo menos así lo revela Un eco despertar global: Conciencia, compromiso y acciones en torno a la naturaleza, estudio encargado por WWF a la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Para obtener más información sobre la tendencia al despertar ecológico, compartir sus experiencias e involucrarse para salvaguardar la naturaleza y encaminarla hacia su recuperación en 2030, visita: http://panda.org/eco-wakening

De acuerdo con la investigación, las personas, en particular los latinoamericanos, muestran su preocupación sobre la crisis ambiental en medios digitales y redes sociales y han comenzado a cambiar sus hábitos de consumo.

“Los resultados de esta investigación son muy claros: la preocupación por el impacto que estamos teniendo en el mundo natural está creciendo rápidamente y, en particular, en los mercados emergentes, donde más se están sintiendo los impactos de la deforestación, la pesca insostenible, la extinción de especies y el declive de los ecosistemas”, opina Marco Lambertini, director general de WWF Internacional.

La investigación para el despertar ecológico

Para realizar Un eco despertar global: Conciencia, compromiso y acciones en torno a la naturaleza se necesitó la participación de 54 países con 27 idiomas distintos; de entre ellos, 10 fueron latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, México, Perú y Venezuela.


“Es un despertar ecológico, hemos pasado 150 años ignorando el daño que causan las actividades humanas al medio ambiente y ahora estamos resintiendo las consecuencias. Este estudio es alentador, pues nos indica que hay que convencer a más personas, y en eso los medios, las redes y los influenciadores tienen un rol importante”

Roberto Troya

Director de América Latina y el Caribe de WWF

Además, se realizó un análisis de redes sociales, noticias y tendencias de Google, donde, en términos generales, en el mundo se registró en los últimos cinco años un aumento del 71 por ciento del número de personas que buscan productos sostenibles; un crecimiento del 65 por ciento de gente que en Twitter menciona preocupación por la naturaleza; 16 por más de búsquedas en Google y un avance del 13 por ciento en la cobertura de noticias en mercados emergentes.

El volumen de publicaciones relacionadas con la biodiversidad y la pérdida de la naturaleza en Twitter reveló una tendencia al alza en América Latina, donde la cantidad de mensajes relacionados con estos temas se disparó un 136 por ciento entre 2016 y 2019.

De todos los países participantes, Brasil produjo la mayor cantidad de firmas de campañas de biodiversidad y naturaleza, con 23 millones de participantes, lo que representó el 15 por ciento de las firmas mundiales.

Mientras que en México el número de menciones en Twitter sobre pérdida de biodiversidad pasó de 202 mil 256 (2016) a 446 mil 998 (2020), con un aumento del 118.8 por ciento; las noticias en línea relacionadas al tema pasaron de 76 mil 971 (2016) a 108 mil 360 (2020), un crecimiento del 40.7 por ciento.

“Esto es apenas una muestra del cambio de percepción de la opinión pública y de alguna manera tiene lógica, pues en América Latina han ocurrido desastres ecológicos como los incendios en la Amazonía, además, la región ha sufrido la disminución más dramática de vertebrados en el mundo, con 89% de pérdida de 1040 poblaciones de 689 especies estudiadas desde 1970, de acuerdo con el Informe Planeta Vivo de 2018, dijo Roberto Troya, director de América Latina y el Caribe de WWF.


El valor de la naturaleza a través de los servicios que presta a la economía mundial se estima en 44 billones de dólares

Sin embargo, si las personas se preocupan por la naturaleza, ¿por qué sigue estando amenazada? De acuerdo con el estudio, parece haber una brecha entre la preocupación  creciente por la pérdida de naturaleza y el  desarrollo de políticas que la detengan o  la reviertan.

Debe quedar claro que una cosa es formular leyes en favor de la biodiversidad y otra es ejecutarlas apropiadamente; ejemplo de ello es lo que reporta la ONU: a partir de 1972, la cantidad total de leyes ambientales se ha multiplicado 38 veces.

De acuerdo con el organismo internacional, 176 países, en total, cuentan con códigos medioambientales, mientras que 150 han plasmado la protección ambiental en sus constituciones, y 164 han creado entidades gubernamentales responsables por la calidad del medio ambiente.

También puedes leer: Vórtice, El desastre ecológico que se avecina