Desde un inicio Claudio Zilleruelo tenía claro que el Festival de Cine Contemporáneo Black Canvas sería una muestra fílmica atípica, que daría espacios a nuevos cineastas y que traería a México vanguardias desconocidas o fuera del radar de otras exhibiciones fílmicas.

Ahora, a seis años de distancia, entre todas las ofertas de festivales de cine que llegan en otoño, este recorrido de películas, que inicia el 30 de septiembre y que culmina el 9 de octubre, sigue siendo fiel a su espíritu.

“Black Canvas  se distingue por ser propositivo, radical, busca nuevos caminos para intentar ofrecer lo que consideramos, lo mejor del cine de autor y de cineastas consagrados, además de ser un semillero de los cineastas del futuro en México y en otras partes del mundo”, comenta el también programador del encuentro fílmico.

Durante el confinamiento cientos de festivales de cine internacionales presumieron que las plataformas digitales eran la manera de seguir llegando al público, después se optó por formatos híbridos, pero ahora la mayoría, han olvidado al cinéfilo de casa, a quienes podían acceder desde su tablet o computadora, a una muestra fílmica al otro lado del mundo, aspecto que Black Canvas también es fiel y de no olvidar a este tipo de audiencia.

“Este año decidimos seguir presentando películas en lo virtual con FilminLatino, justamente con la idea de poder seguir descentralizando lo que muchas veces se queda en algunos espacios, y utilizando esta plataforma que te permite abarcar un público a nivel nacional. 60 películas de 125 podrán verse así, es un porcentaje importante”, argumenta Zilleruelo.

Este año Black Canvas también ha logrado una equidad de género en su competencia internacional, mostrando que de sus películas seleccionadas, la mitad de directoras son mujeres, y aunque esto no sea una consigna por parte del festival, su director artístico expresa que sucede de manera inintencionada.

“Hemos tenido ocasiones donde los jurados, por ejemplo, son más mujeres que hombres y esto se ha dado de manera orgánica, nunca hemos planteado la idea de cuotas, y eso me parece también que sea importante, que fluya y sea genuino y si hacemos este recuento histórico de las seis ediciones del festival, de los porcentajes masculino y femenino, en cuanto a representatividad de cineastas, sería muy equilibrado”, subraya el director del festival.

Black Canvas tendrá como sedes en la Ciudad de México: la Cineteca Nacional, Cinemex Insurgentes, La Casa del Cine, Le Cinéma IFAL, la Universidad de la Comunicación y el Centro Cultural España; se tienen contemplados ocho estrenos mundiales, 51 estrenos latinoamericanos, 59 estrenos nacionales y nueve estrenos en la Ciudad de México.

Te puede interesar: Se va uno de los grandes cineastas mexicanos: fallece Jorge Fons, director de ‘Rojo Amanecer’