La escritura de Guelfenbein es delicada, con imágenes sensuales y poéticas que atrapan al lector y lo llevan a adentrarse hasta lo más profundo de los personajes

“Nadar Desnudas” es una novela que está cargada de intensidad, de una pasión que abarca y de adversidades que nos muestran el alma de cada personaje. 

El libro de Carla Guelfenbein, considerado como el nuevo éxito literario chileno, nos relata la historia de Sophie y Morgana, dos jóvenes que crean una hermandad profunda e intensa, situadas en un Chile desdibujado y peligroso a inicios de los años 70. 

Las une el arte y la poesía, así como un amor por Diego, el padre de Sophie. El deseo y la pasión entre Diego y Morgana traspasa la frontera de lo prohibido, rompiendo el círculo de confianza con Sophie y cambiando su relación por siempre.

La pasión se vive ferozmente, los personajes no pueden contener el deseo máximo de unión, de fundirse en una mirada, en una caricia, palpitar y amar con un mismo corazón. Una emoción exaltada que el mundo rechaza:

“Porque la existencia no resiste este ardor, lo apaga, lo arranca como a las malas hierbas; porque esta intensidad es incompatible con la razón, con la cordura que necesita la vida para seguir su curso y llevarse a cabo a sí misma”.

La escritura de Guelfenbein es delicada, con imágenes sensuales y poéticas que atrapan al lector y lo llevan a adentrarse hasta lo más profundo de los personajes, en sus partes obscuras y prohibidas, en sus miedos, anhelos y pasiones más íntimas.

“El temor más grande de Diego y Morgana era un día desaparecer.

Un miedo que ninguno de los dos logró explicarle nunca y cuya intensidad podía intuirse en cada uno de sus gestos, de sus actos, un temor que los unía y que los arrojaba al camino de una vida intensa”.

Se cumplen 10 años de su primera publicación y en esta obra podemos encontrar una voz experimentada, que guarda la frescura de sus primeras líneas.