El centro cultural Helénico del sur de la ciudad de México, se reinventa durante la pandemia.

Desde que inició la crisis sanitaria en México y en el mundo, el teatro fue de los primeros oficios en detenerse por completo, las presentaciones en escena se han visto prácticamente abandonadas desde hace casi un año, y los creadores escénicos han recurrido a pasar sus obras a formatos digitales, recurriendo a espacios distintos a los foros o escenarios antes contemplados.

La realidad es que la pandemia global que sigue en desarrollo, sigue sin una fecha estimada de regreso a la convencionalidad de los espectáculos presenciales, es por ello que el Centro Cultural Helénico, preocupado ante esta situación, traspasa gran parte de sus contenidos y formaciones artísticas al internet, situación que al menos podría continuar por todo el año en curso.

Así lo manifiesta Antonio Zúñiga, director del recinto cultural, quien ve las ventajas de permanecer en línea, y así también descentralizar el trabajo del Helénico, mismo que ha buscado desde hace tres años llevar el quehacer teatral a más partes de la ciudad y el país, precisamente con las herramientas digitales.

“La digitalidad vino a marcar un paso y un precedente en la creatividad y expresión de los artistas del país y el Centro Cultural Helénico estuvo ahí (…) eso impuso una dinámica que, seguramente, ya no va a desaparecer de los procesos de los artistas mexicanos y del mundo, la digitalidad llegó para quedarse y para convivir con el teatro presencial”, comenta Zúñiga en entrevista con Reporte Índigo.

Para este 2021, el Helénico tiene contemplados talleres de formación teatral, residencias artísticas y festivales en línea, esto mientras continúe el semáforo epidemiológico en rojo, ya que paulatinamente se piensan retomar las actividades presenciales, sin que se deje de lado el mundo virtual.


La digitalidad y el teatro encontrarán una dimensión perfecta de convivencia, creo que a eso todavía no le encontramos nombre porque es muy reciente, apenas el año pasado fue cuando con estas circunstancias se vino el alud de esta transformación digital, entonces el teatro empezó rápidamente a buscar su propio camino, ahora yo creo como creador artístico, que el teatro es eminentemente presencial

Antonio Zúñiga

Director de Centro Cultural Helénico

A tres años de que inició la gestión de Zúñiga a cargo del recinto teatral ubicado en Guadalupe Inn, al sur de la capital, él recuerda que su misión se enfocó en descentralizar el arte dramático, e incluso darle rotación y sacarlo de este nicho, desde entonces ya se realizaban talleres digitales y esta oferta se amplió en la crisis sanitaria, para que la formación escénica continúe gratuitamente.

Haciendo más con menos en el Helénico

Como en todos los sectores culturales, el teatro también ha sido golpeado con los ajustes presupuestarios por parte del erario federal, ya que este 2021, tienen otorgados 18 millones 320 mil pesos, casi un millón menos en comparativa con la cifra que recibieron en 2019 de la Compañía Nacional de Teatro, Zúñiga manifiesta que han sabido sortear estos embates económicos.

“Afortunadamente a nosotros con mucha creatividad y con buen sentido de administración –como dicen en Chihuahua– nos ha permitido acabalar, estamos bien, podemos sacar todos nuestros programas, incluso estamos creciendo”, dice el artista.

En cuanto a los programas de fomento y desarrollo al teatro en comunidades, mismo que en anterioridad se realizó en Baja California, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz y San Luis Potosí, ahora se suman los estados de Morelos y Nuevo León, para fortalecer con talleres y la Semana de la Dramaturgia respectivamente.

“Teníamos cinco residencias el año pasado, ahora son ocho, regresa el Encuentro Kuitóli, sigue con nosotros el Encuentro Internacional de Clown y esperemos y todos estamos en eso, que lo más pronto posible podamos reintegrar nuestra programación con el apoyo a las compañías teatrales que solicitan y se han apegado a las convocatorias de programación que están ahí pendientes, dependemos del semáforo de salud”, subraya Zúñiga.

También puedes leer: El teatro donde existen los milagros