Para mostrar la diversidad que existe de punta a punta del país, cada elemento de la ofrenda se produce en los campos, panaderías y talleres de artesanos de todo el territorio nacional para celebrar la vida y recordar con colores, sabores y tradición a los que ya no están.

Flor de terciopelo Esta flor comestible y muy nutritiva que se produce en el centro y sur del país representa, en varias regiones, el cráneo del difunto.

Calaveritas de azúcar Llegaron para reemplazar al Tzompantli, un altar que se decoraba con los cráneos de los vencidos en la guerra, el cual fue prohibido por los misioneros.

 Pan de muerto Cada elemento representa una parte del cuerpo del fallecido. El círculo superior simboliza el cráneo, las canillas son los huesos y el sabor a azahar es el recuerdo.

Papel picado Representa uno de los 4 elementos: el viento, y se considera un canal de comunicación desde la época prehispánica.

El Copal La copalera simboliza el vientre de la madre tierra, mientras que el humo blanco permite la conexión entre la tierra y el cieloUn recuerdo que dejo ¿Con qué he de irme?

¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra? ¿Cómo ha de actuar mi corazón? ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra? Dejemos al menos flores Dejemos al menos cantos

“Un recuerdo dejo”

Nezahualcóyotl