El director de orquesta Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil) encendieron el Auditorio Nacional con el estreno de piezas de compositores mexicanos: Kauyumari, de Gabriela Ortiz, y Fandango para violín y orquesta, de Arturo Márquez; así como la Sinfonía No. 1, de Gustav Mahler.

La velada que ofrecieron LA Phil y su director marcó el regreso de uno de los ensambles más importantes de Estados Unidos y el mundo a México, esto luego de tres años debido a la pandemia de Covid-19.

Previo a su llegada a tierras mexicanas, Dudamel expresó el honor y privilegio que representan poderse presentar en la Ciudad de México. Ese comentario no quedó en el aire, pues para corresponder, LA Phil eligió iniciar la noche en el Auditorio Nacional con el estreno de dos piezas de compositores mexicanos.

Conoce más: Enrique Arturo Diemecke se “enfrenta al mar” de la “Quinta Sinfonía”, de Gustav Mahler

La primera fue Kauyumari (venado azul en la lengua wixárika, también conocida como huichol), pieza de Gabriela Ortiz, y después llegó Fandango para violín y orquesta, de Arturo Márquez.

En la pieza de Márquez el público que se dio cita en el Coloso de Reforma quedó perplejo con la interpretación de la violinista Anne Akiko Meyers (California, Estados Unidos), pues a pesar de la complejidad de la composición, pudo ejecutar cada uno de los movimientos sin ningún error.

La ovación no tardó en llegar, pues Akiko Meyers logró vencer el cansancio visible en las gotas de sudor que ella tuvo que limpiar de su cuello, manos y cuello, además de los repetidos jadeos.

El reconocimiento fue aún mayor porque entre las primeras filas se encontraba Arturo Márquez.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gustavo Dudamel (@gustavodudamel)

Dudamel invitó al compositor al escenario, él accedió y lo hizo para también aplaudir la interpretación de su creación a cargo de la violinista y LA Phil.

En cuanto al Fandango para violín y orquesta, Gustavo Dudamel lo había descrito como algo “completamente mexicano, son danzones, huapangos, danzas, melodías que el maestro Márquez nos regala de una manera majestuosa con su música, realmente nos hace sentir nosotros”.

El emotivo momento fue pausado por la llegada del intermedio; sin embargo, al regreso la Orquesta demostró por qué es considerada una de las agrupaciones más importantes a nivel mundial con la interpretación de la Sinfonía no. 1, de Gustav Mahler.

Los asistentes reconocieron el trabajo de LA Phil y Gustavo Dudamel con un aplauso que se alargó por varios minutos y aunque se les invitó a regresar al escenario, su director dio por terminado el encuentro pues ya habían transcurrido más de dos horas.