Gabriel Nuncio –mexicano originario de Monterrey– presentó por primera vez a la prensa y al público su película: “Cumbres” Diego Santoy fue apresado por el asesinato de Cumbres

https://www.youtube.com/watch?v=ef_7jVPSgwI

Austin, TX. ¿Quién se acuerda del asesino de Cumbres? Aquella tragedia por la que uno de los sectores residenciales más respetables de Monterrey, se hizo tristemente famoso.

Ya casi nadie habla de Diego Santoy Riveroll, de Erika Peña Coss, ni de sus dos hermanos, que fueron privados de su vida, presuntamente por Santoy, en la casa de la que fuera de su novia.

Ayer, en el centro de Austin, Texas, en el marco del Festival SXSW14, muchos nos acordamos de los lamentables hechos. Gabriel Nuncio –mexicano originario de Monterrey– presentó por primera vez a la prensa y al público su película: “Cumbres”, inspirada en el caso.

La cinta cuenta la historia de Miwi y Juliana, dos jóvenes hermanas que se ven involucradas en un doble asesinato y deciden huir, replanteando una nueva relación entre ambas, ya como prófugas de la justicia.

El director muestra un escenario crudo, en el que la complicidad y la evasión de la responsabilidad, por un acto que se encuentra a todas luces fuera de la ley, van de la mano y se convierten en hilo conductor.

La película es en blanco y negro, aunque para Nuncio este tratamiento es el resultado de una decisión meramente estética, la propuesta narrativa se ve positivamente afectada, pues nos introduce a la historia desde una perspectiva más dramática.

Al cuestionar al exalumno de la escuela de comunicación del Tec de Monterrey y graduado en cine en NYU, por qué cambió de sexo a los protagonistas de la historia –recordemos que en el caso real, el presunto asesino, Santoy Riveroll,  huyó con su hermano, ambos varones–  admite que fue durante el “casting” cuando se convenció de que dos mujeres otorgarían una dimensión más sentida a la narrativa, ya que las actrices se conocen desde pequeñas.

La película tuvo buena aceptación en el público que la vio, por lo que tendrá una segunda presentación el jueves. 

El realizador afirmó que la cinta, por cierto lograda con apoyo del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, continúa su gira en festivales, el siguiente en la Riviera Maya, y pretende que para mayo, se estrene comercialmente en salas.

En la película “Cumbres”, Miwi y su hermana Juliana, no terminan en la cárcel. 

En la vida real, Diego Santoy Riveroll purga condena desde 2006, acusado de asesinar a navajazos al niño Érick Azur, de 7 años de edad; estrangular a María Fernanda, de 3 años, así como de herir con una navaja a su entonces novia, Érika Peña Coss.