Hoy es 7 de septiembre, y como cada año, esta fecha se volvió tendencia en redes sociales, luego de que los usuarios comenzarán a recordar la icónica canción de Mecano que lleva por nombre este día; sin embargo, aunque millones de personas conocen la letra y la cantan ‘a todo pulmón’, muy pocos conocen la triste historia que hay detrás de la canción escrita por Nacho Cano. Aquí te la contamos.

Y es que Mecano es uno de los grandes referentes de la música española, pues aunque la banda tuvo su mayor apogeo durante toda la década de los ochenta, muchas de sus canciones siguen siendo sumamente populares en nuestros días, tales como “El 7 de septiembre”, “Hijo de la Luna”, “Mujer contra mujer” o “Me cuesta tanto olvidarte”.

Te recomendamos: “Wake Me Up When September Ends”: La trágica historia detrás de la canción de Green Day

La historia detrás de “El 7 de septiembre” de Mecano

La canción fue escrita por Nacho Cano y fue lanzada el 7 de septiembre de 1991, un año antes de la separación de la banda.

La letra habla sobre la tristeza y nostalgia que alberga el corazón luego de una desafortunada historia amorosa, pero pocos saben que realmente lleva dedicatoria, pues el compositor y miembro de la banda la compuso para la escritora Coloma Fernández, con quien tuvo una apasionada relación de ocho años.


Nacho Cano y Coloma Fernández se conocieron un 7 de septiembre de 1981 en un bar de Madrid, España, y rápidamente se enamoraron, a tal punto que la pareja tenía como tradición reunirse cada año en el mismo lugar y el mismo día, incluso después de su separación.

Hace algunos años Colma Fernández contó la historia de dicha relación a Vanity Fair y cómo de inmediato se dio cuenta de que la letra estaba dedicada a ella en cuanto la escuchó. Además de que “La fuerza del destino” también la escribió Cano inspirado en este romance.

“Me impactó. No me lo podía imaginar. Había pasado bastante tiempo desde que habíamos roto y lo que recuerdo es que no podía ni sospechar algo así. Estuve con Nacho más de ocho años, fue una historia preciosa, intensa, muy potente, un amor enorme. Yo solía pensar que iba a ser muy difícil superar aquello si se acababa, que sería dificilísimo y que estaba viviendo algo muy importante en mi vida”.

“Cuando escuché la canción, sabiendo ya que nuestra ruptura era definitiva, supe que no me había equivocado. Y además entendí también que a él le había ocurrido lo mismo”, reveló Coloma Fernández.

Y es que, según contó Colma, la ruptura con Nacho Cano fue tan dolorosa para ambos, y el 7 de septiembre un día tan sagrado para ellos, que no pudieron dejar de verse año con año, celebrando sus aniversarios aunque ya no estuvieran juntos.

“Nos habíamos separado en diciembre y el siguiente 7 septiembre nos fuimos a La Parra, un restaurante que a Nacho le gustaba mucho y celebramos nuestro primer aniversario de separados. Ambos teníamos mucho respeto y mucha cautela, guardamos muchísimo las distancias en aquella comida, recuerdo que intentábamos no revolver el tema”, expresó.